Con un paro de brazos caídos, el magisterio de la Sección 32 del SNTE expresará su solidaridad con el maestro Román Pérez Martínez y su esposa, además de hacer la exigencia de que se investigue hasta las últimas consecuencias la muerte del profesor Román Pérez González y su hermano Ernesto a manos de la policía municipal de Orizaba.

“Los maestros de la Sección 32 del SNTE estamos indignados por esos hechos igual que toda la sociedad”, refirió Lázaro Medina Barragán, secretario general de la Sección 32, al acudir a dar su pésame a la familia en nombre de los maestros veracruzanos agremiados a esa sección.

Refirió que el profesor Pérez González era un integrante activo de la sección y comprometido, por lo que hoy se pide justicia y que se esclarezcan los acontecimientos que rodearon su muerte y la de su hermano, ante lo cual no pueden quedarse callados.

Indicó que hay una mezcla de sentimientos, tanto tristeza como coraje por lo ocurrido, y por ello se hicieron presentes, para que la familia y el pueblo de Orizaba y el de Veracruz sepan que el magisterio está descontento por el clima que hay en el estado.

“Ya lo dijimos fuerte y despacio, lo dijimos por escrito y estos acontecimientos continúan”, señaló.

Reconoció que hay una convocatoria que están haciendo los agremiados a nivel regional, respaldados por todos los integrantes de la Sección, para que el lunes próximo, a las 10 horas, se haga un paro de brazos caídos para que sepa todo mundo de esta inconformidad.

Indicó que se está convocando a todos los trabajadores de la educación a que se unan y demuestren la inconformidad que hay y la pena que tienen.

Agregó que se insiste en que haya un intento serio para controlar la violencia en el estado en donde no sólo el magisterio, sino todos los sectores de la sociedad, se ven afectados.

Acompañado por representantes de la Sección 32 en la zona, los docentes se hicieron presentes en la funeraria en donde se vela a los dos hermanos muertos la mañana del jueves en esta ciudad.

Orizaba- 2018-11-0216:43:17- Nora Gabriela Lira/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO