La senadora Angélica García Arrieta, del partido Movimiento Regeneración Nacional (Morena), propuso realizar cambios a la Ley Minera del país para aumentar la vigilancia del Estado de las concesiones que otorgue a empresas de ese sector y obligar a que las compañías den mayor importancia al impacto social que tienen en las comunidades.

García Arrieta, quien es integrante de la fracción parlamentaria que cuenta con la mayoría en ambas cámaras del Legislativo, dijo que es necesario que las compañías interesadas en obtener una concesión minera deban hacer estudios de impacto ambiental y social, además de realizar consultas con los pueblos posiblemente afectados por esa actividad económica.

“Se trata de un descuido jurídico e institucional de la Secretaría de Economía y del Servicio Geológico Mexicano”, dijo la senadora que representa a Hidalgo, una de las entidades con mayor actividad minera en México, de acuerdo con un comunicado.

“Es muy importante atender a las pequeñas colectividades donde se extraen los minerales porque pasa esto: se extraen, se causan daños y no se deja beneficio de la explotación minera; no privilegiemos el interés económico de unos cuantos por encima de los derechos sociales de la población que está siendo vulnerada”.

La legisladora de Morena propuso que el Servicio Geológico Mexicano esté facultado para realizar estudios de impacto social respecto de las áreas objeto de concesión y de asignación mineras.

Además, que la Secretaría de Economía pueda declarar zonas inviables de explotación o en conflicto por impacto social negativo, así como cancelar concesiones y asignaciones mineras por este motivo.

De manera adicional, propuso garantizar que toda concesión, asignación o zona que se incorpore a reservas mineras atienda los principios de sostenibilidad y respeto de los derechos humanos de las comunidades y pueblos de las regiones en los que se pretendan desarrollar.

La senadora García dijo que con estas modificaciones obligarán a los titulares de concesiones mineras a que destinen un monto para el desarrollo humano y sustentable de las comunidades o localidades en las que realicen sus actividades de exploración; en caso de no hacerlo, la propuesta contempla cancelar la concesión por incumplimiento.

Las acciones de las empresas mineras en la Bolsa Mexicana de Valores resintieron la presentación de la propuesta de Morena para elevar los controles estatales sobre las concesiones, por lo que terminaron la sesión en terreno negativo.

Las acciones de Grupo México, uno de los mayores productores de cobre del mundo, finalizaron la jornada con una pérdida de 5.4%, mientras que los títulos de Peñoles, el principal productor de plata del mundo gracias a su filial Fresnillo, terminaron con una baja de 4.7%.

Ayer martes el principal indicador de la Bolsa Mexicana de Valores cerró con una caída de 1.2%, al ubicarse en 41,797.4 unidades.

“La noticia ha tenido un efecto negativo sobre las principales acciones relacionadas a esta actividad: Gmexico, Peñoles y Mfrisco cuyos títulos cayeron 13.4% en lo que va del mes. La excepción fue Autlán que prácticamente no tiene variación en dicho periodo”, escribió Rodrigo Heredia, analista del sector minero con el banco mexicano Ve por Más, en un reporte.

“Este movimiento obedece, desde nuestro punto de vista, al temor de la cancelación de las concesiones, tal como se menciona en algunos de los puntos de la iniciativa, lo cual es un aspecto sumamente delicado para los inversionistas, dado que está relacionado con la sustentabilidad y la previsibilidad del negocio de las emisoras en Bolsa”.