AL PIE DE LA LETRA

Raymundo Jiménez

Ya sea porque no tienen mejores acciones de gobierno o de procuración de justicia qué presumir ante la opinión pública, o bien porque mediáticamente intentan contrarrestar el desastre que están por dejar en Veracruz a menos de un mes de concluir su cuestionada y decepcionante administración, lo cierto es que el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y su fiscal Jorge Winckler Ortiz se vieron de plano muuuuy mal al querer adjudicarse el procedimiento de extradición que la Procuraduría General de la República (PGR) inició desde ¡hace casi cuatro meses! en contra de Karime Macías, la esposa del  ex mandatario priista Javier Duarte de Ochoa.

Y es que de no ser porque este miércoles, durante una reunión de trabajo con legisladores de la Comisión de Justicia de la Cámara de Diputados, el encargado de despacho de la PGR, Alberto Elías Beltrán, reveló que desde el pasado 9 de julio se hizo la solicitud a la Secretaría de Relaciones Exteriores –instancia que en octubre realizó la petición formal ante las autoridades de Inglaterra para aprehender y extraditar a Macías Tubilla–, seguramente en Veracruz se seguiría desconociendo que la PGR sí intenta echarle el guante a la ex primera dama del estado.

Pero, además, en el colmo de su enfermizo protagonismo, tanto Yunes como Winckler han querido hacer creer que la aprehensión de la esposa de Duarte sería gracias a las denuncias que presentaron en contra de ella, no obstante que Elías Beltrán precisó a los diputados que a Karime Macías se le investiga pero por presuntos delitos fiscales –o sea, del fuero federal–, razón por la que se solicitó la orden de extradición a la Secretaría de Relaciones Exteriores, dependencia que le está dando el curso correspondiente.

La PGR, pues, está haciendo el trabajo que la Fiscalía General del Estado (FGE) no ha podido hacer para fincarle responsabilidades a la ex presidenta del DIF- Veracruz.

Y es que a pesar de haberla señalado de estar vinculada a la red de lavado de dinero del ex gobernador Javier Duarte, la FGE no pudo integrarle un sólido proceso judicial para que la Cancillería mexicana y la PGR solicitaran su detención y extradición al igual que su esposo, aprehendido a mediados de abril de 2017 en Guatemala. Porque ya por esas fechas, tanto la esposa del ex mandatario veracruzano como sus padres Jesús Antonio Macías y María Virginia Yazmín Tubilla Letayf, su hermana Mónica Ghihan Macías Tubilla y su cuñado José Armando Rodríguez Ayache eran investigados por la PGR, incluso les fueron aseguradas sus cuentas bancarias.

Sin embargo, Elías Beltrán, a la sazón subprocurador Jurídico y de Asuntos Internacionales y actualmente encargado de la PGR, dijo en abril de aquél año que la esposa de Duarte y sus familiares fueron dejados en libertad porque “(Karime Macías) no tiene ninguna solicitud para una detención con fines de extradición”.

“Están libres, no tienen ninguna situación de enfrentar la justicia mexicana, entonces ellos pueden moverse libremente en México”, declaró Elías Beltrán en la conferencia de prensa que ofreció en la Embajada de México en Guatemala.

¿Por qué la Fiscalía General de Veracruz no solicitó entonces a la PGR que se detuviera y extraditara también a Karime, si desde febrero de 2017 ya había recibido una denuncia de hechos en contra de la ex presidenta del DIF estatal por el presunto desvío de 41 millones de pesos durante el primer año de la administración duartista?

Según dicho expediente, la institución utilizó el sistema de licitaciones para otorgar durante 2011 contratos a seis empresas fantasmas.

Empero, paradójicamente, los fiscales octavo y décimo tercero especializados en delitos relacionados con hechos de corrupción y cometidos por servidores públicos de la FGE, José Tomás Francisco Hernández  y Carlos Alberto Delgado, le notificaron por escrito a Macías Tubilla, el 11 y 13 de junio de este año, que en sus respectivas Fiscalías no se contaba “con alguna imputación, Carpeta de Investigación, Averiguación Previa, Acta Circunstanciada o cualquier línea de investigación en la que la solicitante aparezca como indiciada y/o señalada por alguna persona en Carpeta de Investigación…”

Aun así, Yunes Linares quiso pararse el cuello ufanándose que “yo interpuse la denuncia”.

Lo sorprendente es que hay medios que ¡se lo creyeron!

ORIZABA: VIL EJECUCIÓN

Por cierto, hasta la noche de este primero de noviembre, ni el gobernador Miguel Ángel Yunes ni su fiscal Jorge Winckler habían hecho declaraciones acerca de la vil ejecución que elementos de la Policía Municipal de Orizaba cometieron en contra de dos hermanos que según testimonios de sus padres y vecinos fueron asesinados la madrugada de este jueves a sangre fría en las puertas de su domicilio.

Y pensar que todavía en marzo de este año el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez Herrero, ponderaba mandar a “capacitar” a la Academia de Policía de Orizaba a los aspirantes a integrarse a las filas del nuevo cuerpo policiaco de la capital veracruzana.

¡De la que nos salvamos!