Desde el Café

Bernardo Gutiérrez Parra

En octubre del año anterior, el gobernador Miguel Ángel Yunes dio a conocer formalmente la instalación de 6 mil 476 cámaras de videovigilancia en los principales municipios del territorio veracruzano.

Teniendo como marco el patio central de Palacio de Gobierno, anunció que serían instaladas en seis regiones del estado. La región de Pánuco tendría 404; la de Poza Rica 1,136; Xalapa contaría con 2 mil 52; Veracruz con 1,900; Córdoba tendría 700 y la región de Coatzacoalcos tendría 1,084 cámaras.

Quizá por la euforia, el gobernador se pasó con 800 cámaras porque lo que anunció no da como resultado 6 mil 476, sino 7 mil 276, pero eso fue peccata minuta para el notición que estaba dando.

Dijo que las cámaras cubrirían una extensión de 21 mil 594 kilómetros cuadrados. Cada una detectaría movimientos inusuales, haría tareas de reconocimiento facial, de placas de vehículos, etc. etc. En fin, una maravilla.

¿Y qué pasó? Que sí se instalaron, aunque no en la cantidad prometida.

Ok ¿y funcionan?

¿Eh? este…uta… esa es la bronca.

En Xalapa, en la esquina de Xalapeños Ilustres y Arteaga; en pleno centro de la ciudad y a tres cuadras del cuartel de San José (una de las bases de la SSP), se instaló una que según los vecinos ha servido para puras vergüenzas, porque no ha inhibido a los ladrones en esa zona que está catalogada como foco rojo en robo de vehículos.

De acuerdo con los mismos vecinos, en promedio se roban un auto por semana en ese tramo que abarca las calles de Moctezuma hasta 20 de noviembre donde también hay cámaras.

Según el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de enero a septiembre se robaron en Veracruz 23 mil 599 vehículos, esto es, 13 por día en promedio. ¿No hubo un solo caso en que las cámaras captaran los atracos?

En las últimas 48 horas fueron ejecutadas ocho personas en la zona centro de la entidad, principalmente en Córdoba, considerada como una de las ciudades más peligrosas de Veracruz debido a que en nueve meses se registraron 62 ejecuciones.

A la zona de Córdoba le correspondieron 700 cámaras de videovigilancia, ¿ninguna captó las ejecuciones?

Pues en el caso de dos de los ejecutados lo más seguro es que no porque fueron atacados en el interior de un bar. Ajá, pero el bar está a tres cuadras del Palacio Municipal. ¿No hay cámaras funcionando a tres cuadras de la alcaldía?

Más clara la pregunta, ¿funcionan o no funcionan las pinches cámaras?

La verdad es que nadie sabe. Preguntas en Protección Civil y te mandan a la SSP, preguntas en la SSP y te mandan al C-4, preguntas en el C-4 y te regresan a Protección Civil.

Quien sí sabe es el presidente de la Canacintra, Juan Manuel García González y asegura que no funcionan. Dijo que el gobierno de Yunes dejó en mero anuncio la instalación y, sobre todo, el funcionamiento de las cámaras.

“Nos dijeron que iban a poner cuatro mil cámaras (sic) y que iba a ser cuatro mil veces mejor la seguridad en Veracruz, a eso nos invitaron, yo estuve (durante el anuncio que hizo MAYL), pero después ya no hubo otro llamado”, indicó.

¿Entonces las cámaras nomás son la pura finta? ¿Fueron otro cuento de Yunes Linares?

Al parecer sí.

¿Las echará a andar al cuarto para al ratito, cualquiera de los doce días que le quedan a su administración?

Uta, ya parece. Aunque démosle el beneficio de la duda.

Por lo pronto ahí están las cacareadas cámaras, en lo alto de un poste, sin más función que la de servir de ornato. Ciegas a las ejecuciones, robos y secuestros que suceden a su alrededor.

bernardogup@nullhotmail.com