Redacción 19-11-2018.- La migración de centroamericanos que atraviesan México y se instalan en la zona norte con la idea de cruzar la frontera norte representa una situación delicada, sumamente complicada para el gobierno mexicano y podría poner en riesgo la relación con Estados Unidos, advirtió la senadora Olga Sánchez Cordero, propuesta como secretaria de Gobernación por el presidente electo, Andrés Manuel López Obrador.

Tenemos un gravísimo problema con miles de migrantes que en este momento están llegando a Tijuana, a la frontera con Estados Unidos y pueden generar un problema muy serio no solamente al gobierno de México, sino a nuestro vecino, al gobierno de Estados Unidos y puede llegar incluso a deteriorar la relación entre México y Estados Unidos, expuso al participar en la sesión de trabajo de cada dos meses entre familiares de personas desaparecidas con el gobernador de Coahuila, Miguel Riquelme.

Sin embargo, anticipó que el próximo gobierno dejará a salvo los derechos individuales de los centroamericanos que se desplazan, porque no podemos pensar que porque son migrantes, son personas de segunda o que no son titulares de derechos plenos.

Dijo al gobernador Riquelme que si bien Coahuila es frontera con Estados Unidos, las caravanas de migrantes no llegarán a esta zona del país. Hasta donde tenemos entendido, se van a concentrar en Tijuana, señaló.