Al presentarse por última vez ante la población mexicana en su sexenio, el presidente Enrique Peña Nieto aseguró haber buscado durante su mandato “avanzar sin dividir, modernizar sin imponer, transformar sin destruir”.

Defendió el respeto que tuvo por la libertad de expresión bajo la convicción de que “en México no hay lugar para imposiciones y menos para visiones únicas”.

En un video de menos de tres minutos y entre imágenes tomadas especialmente para el mensaje con otras de algunos actos públicos de su sexenio y que fue grabado hace varios días, dice también haber privilegiado siempre el diálogo, el entendimiento y el acuerdo, “convencido de la importancia de la democracia, la división de poderes y la soberanía de los estados, apegándome en todo momento a los principios y valores consagrados en la Constitución’’.