Del muro de Juan José Llanes Gil del Ángel

Para el gobernador del Estado, Miguel Ángel Yunes, lo más importante (quizás, para él, lo único) es que los pensionados y jubilados cobran “cada quince días”.

Hagamos de lado el hecho de que ignora que a los pensionados y jubilados se les paga por mes (no cada dos semanas). De nuevo, supone que el cumplimiento de la ley a secas le merece una nota laudatoria (como si abstenerse de violar Derechos Humanos fuese motivo de gratitud…)

Recurre a la versión autocomplaciente de siempre: el contraste con el duartismo, pero tampoco sale bien librado: ello se constata con los recién jubilados, quienes han tenido que recurrir a jueces federales para que les paguen su pensión.

El punto es que habiendo prometido todo corregir, enderezar y componer, este régimen dejó gozando de impunidad a quienes agredieron a jubilados y pensionados el 23 de diciembre de 2015. Eso -se implica cuando Yunes define qué es “lo importante”- estuvo siempre en un segundo plano.

Quedó de manifiesto, pues, y en ejecutivo resumen, la postura oficial sobre el tema:

La Recomendación de la CNDH no es tan “importante” como el pago “quincenal”. Tampoco lo es la exigencia de reparación de daño y de castigo a responsables. Menos -en esa lógica- que se reconozca la calidad de víctimas de violación a Derechos Humanos a ese grupo vulnerable.

A éso fueron el 20 de noviembre pasado los jubilados a la Comisión Ejecutiva Estatal de Atención Integral a Víctimas: a registrarse ellos mismos, porque lo dispuesto en tal sentido (en la Recomendación 32/2018) que se hiciera por parte del Gobernador, quizás estaba entre aquello que -para él- importa menos…