El 30 de noviembre de 1992 vino a Xalapa el entonces presidente de la república, Carlos Salinas de Gortari, a la toma de posesión del gobernador entrante, Patricio Chirinos, quien iniciaría su gobierno al día siguiente, eran buenos augurios para un gobernador veracruzano pues se suponía recibiría todo el apoyo del gobierno federal. Frente a la Plaza Lerdo, desde el balcón principal de palacio de gobierno, Salinas expresó: “compatriotas veracruzanos: he venido a atestiguar la protesta como Gobernador Constitucional Del Estado de Veracruz de ese gran mexicano, de ese gran veracruzano que es Patricio Chirinos Calero…. Hoy y aquí quiero decirles que Veracruz tendrá en los hechos el firme apoyo de su amigo, el Presidente De La República (…) yo ya he señalado que vamos a reafirmar el apoyo del gobierno federal a favor del desarrollo de Veracruz. Ese es el compromiso y lo vamos a hacer realidad”, pero todo quedó en el discurso, porque nada bueno llegó para Veracruz. El domingo estará en esta capital el presidente Andrés Manuel López Obrador, es una visita plena de expectativas y esperamos que ahora sí estas se concreten.