Según lo que declaró Joaquín Guzmán Avilés en el noticiario Siglo XXI de Mario Javier Sánchez de la Torre difundido en Radio Magia el viernes pasado, la elección para elegir a la directiva panista en la entidad veracruzana está en vías de anularse por el cúmulo de irregularidades cometidas, ya en la instancia de la FEPADE. Guzmán Avilés alude a la entrega de despensas y a la presión ejercida desde áreas oficiales contra la base militante del PAN. Para nadie es un secreto que Mancha fue favorecido con apoyos externos, aunque íntimamente relacionados con el partido y la diferencia en número de votos obliga estatutariamente a un recuento de los mismos, “se comprobará”, dijo Guzmán Avilés, que la mayoría estuvo a su favor, según consta en las actas en su poder. Como sea, sería interesante saber cuál sería el resultado de una nueva elección panista ya sin el respaldo para Mancha de los apoyos externos a que se refiere Joaquín Guzmán.