Doña Rosa Aurora Escobosa ha abandonado su espacio en esta nuestra dimensión, ya no estará más físicamente entre nosotros, y esto causa enorme dolor, particularmente a familiares y amigos. Nuestros sentimientos y pensamientos solidarios para Emilio Cárdenas Escobosa, hermanos y demás familiares por esta irreparable pérdida, pero nadie muere mientras el amor perdura.