El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, dijo este sábado que está recibiendo un país en quiebra: “Ténganme paciencia y confianza porque nos están entregando un país en quiebra, sobre todo, en lo que tiene que ver con la industria petrolera”, aseguró en su mensaje desde el Zócalo. Tal lo reiteró ahora en Xalapa, Veracruz, la primera entidad federativa que visita ya en calidad de presidente de México. Aquí anunció un programa de Atención Médica y Medicamentos gratuitos, empezando en las clínicas del IMSS y de ISSSTE, y que expedirá la Declaratoria de Emergencia para encontrar a personas desaparecidas. El resto de su discurso repitió lo que dijera ante el Congreso de la Unión y en el zócalo capitalino. Por su parte, los veracruzanos ratificaron su apoyo irrestricto a quien cobijaron con sus votos y les ha creado expectativas que ojalá pueda cumplir el nuevo presidente. No podía faltar la malicia política: ¿Por qué el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez, no fue invitado al presídium siendo el presidente municipal anfitrión? Pudiera deberse a un desliz imperdonable de los organizadores, caso contrario, no es buena señal.