Una policía municipal cuyos elementos no están capacitados en el manejo de un arma de fuego equivale a una pura y dos con sal, solo que bastante cara si por cada policía el ayuntamiento xalapeño, léase los xalapeños, pagarán 15 mil pesos mensuales; así se deduce a partir de las declaraciones del regidor Gabriel Fernández Garibay, quien asegura que los enviados a Puebla para capacitarse como policías no recibieron esa instrucción. Grave este señalamiento, ante el cual el alcalde Hipólito Rodríguez debe explicar a la población de esta capital, porque de ser cierta la versión de Fernández Garibay, se podrá confirmar que Hipólito no da una, y no vaya a ser que en una de esas el público pida le devuelvan la entrada.