Redacción.- En el proyecto del Presupuesto de Egresos 2019, en la Secretaría de Bienestar (antes Desarrollo Social) desaparecen cuatro programas sociales, entre ellos el de comedores comunitarios que se creó en el sexenio pasado y empleo temporal. A Prospera, el principal programa social federal desde el sexenio de Ernesto Zedillo, se le reducen los recursos a menos de la mitad: de 46 mil millones de pesos pasa a 20 mil millones.

A esta dependencia se proponen 148 mil 491 millones de pesos –42 mil millones más que en 2018–, pero tres programas se llevan 123 mil millones. Se trata de las nuevas estrategias, Pensión para el bienestar de las personas con discapacidad permanente, con 7 mil millones de pesos, y Sembrando vida, con 15 mil millones de pesos, así como Pensión para el bienestar de las personas adultas mayores, que se amplía y tendrá 100 mil millones de pesos, mientras en 2018 dispuso de 39 mil 472 millones de pesos, de acuerdo con los documentos del proyecto presupuestal.

Otros programas que desaparecen son coinversión social, de empleo temporal y el programa de apoyo a las instancias de mujeres en las entidades federativas. Y las paraestatales, Diconsa y Liconsa pasaron a la Secretaría de Agricultura. El programa de comedores comunitarios, que ahora se cancela, se creó en el sexenio pasado, junto con la estrategia de la Cruzada Nacional Contra el Hambre. A principios de este año sumó 5 mil 565 locales, de los cuales 2 mil se ubicaron en el estado de México y mil 200 en Guerrero. Su presupuesto en 2018 fue de 3 mil 205 millones de pesos.