El señor Josafat Grajales González, padre de familia denunció públicamente al Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz de falsear documentos de la carpeta de investigación su hijo Baruch Grajeda García quien fue desaparecido el 11 de julio del 2016 en Veracruz.

“De manera falsa el entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y el fiscal Winckler difundieron en medios nacionales y estatales en mayo del 2017 que mi hijo ya había aparecido y es completamente falso solo porque encontraron la credencial de mi hijo quisieron hacer creer su eficacia”, expresó.

También denunció la desaparición de evidencias de parte de la FGE asegurando que de manera extraña desaparecieron las grabaciones de la cámara de seguridad de la universidad que se encontraba junto al domicilio donde se suscitaron los hechos.

“Desde el momento en que ocurrieron los hechos, jamás recibimos atención de ningún tipo o alguna asesoría jurídica o asistencia en nuestra calidad de víctimas, pese a que ya había una denuncia interpuesta”, expresó.

Grajales González, acompañado de su esposa y su nuera madre de una menor de tres años quien es hija de la víctima, solicitó al gobernador del estado Cuitláhuac García Jiménez y al secretario de gobierno Erick Cisneros Burgos, que investigue mediante una comisión internacional, formada por peritos forenses de la ONU todos los restos encontrados en fosas clandestinas ya que cada información que dieron anteriormente carece de sustento.

Finalmente responsabilizó Jorge Winckler, Marcos Evens Torres y a Luis Eduardo Coronel Gamboa y a su agencia de investigación de su integridad y la de su familia luego de dar a conocer su postura y por las amenazas anónimas que ha recibido

Amayrani Abad/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO