A casi 5 años de que se promulgara la reforma político electoral en la que planteó transformar a la Procuraduría General de la República (PGR) en una Fiscalía General de la República, finalmente el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Ley Orgánica para reglamentar la organización y funcionamiento de este organismo público autónomo.

En lo general se aprobó con 341 votos a favor, 119 en contra y 1 abstención, mientras que en lo particular con 296 votos a favor, 138 en contra y 1 abstención, la estructura de la Fiscalía cuyo titular deberá ser designado por el Senado de la República para un periodo de nueve años.

“Estamos pues, en condiciones de aprobar una minuta que prioriza la estructura operativa sobre la burocrática, establece un modelo flexible de investigación, elimina las malas prácticas y establece un servicio de carrera para todos los miembros de la Fiscalía, cuestiones que redundan en el fortalecimiento de las capacidades de investigación”, replicó Rocío Barrera, diputada de Morena y presidenta de la Comisión de Gobernación.

Entre sus primeras tareas destaca la entrega del Plan Estratégico de Transiciónque contenga un diagnóstico completo de los fenómenos criminales que perseguirá, su ubicación geográfica; así como un Plan de Persecución Penal con la operación y despliegue territorial del modelo de investigación criminal, para lo cual contará con el plazo de un año.

En este periodo también deberá presentar un inventario de los recursos financieros, humanos y materiales, casos pendientes, procesos de colaboración e inteligencia y un reporte de casos de alto impacto social o de violaciones graves a los derechos humanos. Los casos pendientes de resolución relacionados con violaciones graves de derechos humanos o corrupción, los cuales no podrán ser liquidados.

La minuta fue avalada entre señalamientos de un Fiscal Carnal sin autonomía y decorativo y un coordinador general con enormes facultades, el Pleno de la Cámara de Diputados aprobó la Ley Orgánica para reglamentar la organización y funcionamiento de este organismo público autónomo.

La presidenta de la Comisión de Justicia, Pilar Ortega (PAN), resaltó que este nuevo órgano no responde a las demandas del nuevo sistema penal acusatorio y la ley tiene fallas que se traducen, por ejemplo, en un plan de persecución penal que no establece prioridades y líneas de desarrollo dentro de las actividades de la Fiscalía General, de una coordinación general con enormes facultades que no tendrá control parlamentario”.

Otros errores, consideró, son la eliminación de las fiscalías sustantivas para la persecución de delincuencia organizada, trata y secuestro; la falta de independencia de los servicios periciales; la imposibilidad de establecer faltas graves para el caso de la remoción de los funcionarios de la Fiscalía, afirmó.

La diputada del PRI, Mariana Rodríguez Mier y Terán, agregó que la minuta no cumple con la premisa de una Fiscalía autónoma. “No es el modelo que el país requiere y merece. Suprime fiscalías especializadas en materia de delitos cometidos contra las mujeres, el secuestro, la trata de personas, entre otras, y no se adjunta un presupuesto ni un calendario que diga cuánto costará ni en cuanto tiempo se transitará de una a otra”.