Este día sesionará la Sala Electoral y dará el veredicto final e inapelable sobre la elección de gobernador en Puebla, ratifica el triunfo de la señora Erika Alonso, del PAN, o anula la elección para que el Congreso local nombre un gobernador sustituto quien se encargará de expedir la convocatoria a nuevas elecciones a celebrarse en 60 días. Pero la señora Alonso no se duerme, pues mañana se reunirá con los magistrados del Tribunal Electoral y estará acuerpada por la dirigencia nacional panista en defensa de su caso, y para exigir que el magistrado José Luís Vargas se mantenga al margen en bien de la legalidad y confianza caracterizan al Tribunal. La moneda está en el aire, porque de siete magistrados, dos están fuera del país, entonces votarán solo cinco y con tres votos se podría decidir el destino político inmediato de la señora Alonso, de Barbosa, del PAN-PRD, de MORENA y, por supuesto, de Puebla.