Andrés Manuel López Obrador, presidente de México, es un político cuya actitud pretende ser lo más congruente posible, hasta donde esto sea dable, una de sus apologéticas propuestas fue la de no aumentar más el precio de las gasolinas, ¡no más gasolinazos! Decía, en subliminal critica al gobierno de Peña Nieto. Pero al parecer solo era cuestión de semántica, porque efectivamente ya no habrá más gasolinazos, sin embargo, el precio de las gasolinas y del diésel sí aumentará: magna 22 centavos, 18 la Premium. Obviamente, la culpa es de la reforma energética de Peña Nieto, eso dicen y hay quien lo cree.