Cuitláhuac García ya está al frente del gobierno de Veracruz, tomó las riendas del ejecutivo estatal desde los primeros minutos del 1 de este mes, los festejos, las ceremonias y sus respectivos rituales, los discursos han ocupado la atención de políticos y medios de comunicación, pero la realidad, terca como suele ser, está allí, no ha cambiado un ápice, y cual enfermedad letal amenaza con descomponerse aún más si no se le atiende en consecuencia. La inseguridad pública está presente, los enfermos en hospitales del sector salud penan por su medicina, la infraestructura carretera pena por mejoras, el campo sigue inerte, y muchos problemas más están en dinámica espera de urgente atención. Ese monstruo sigue allí, enfrentarlo es el gran paquete para Cuitláhuac y su equipo.