La información del Secretario de Gobierno, Eric Cisneros, sobre el despliegue de la Guardia Civil con 2000 efectivos, 600 de los cuales serán destinados a Coatzacoalcos y Veracruz para “abatir la inseguridad que hay en Veracruz”, no concita ninguna esperanza, pues esa estrategia la aplicó una y otra vez Duarte de Ochoa sin resultado alguno. Si el Secretario de Gobierno pensó que su anuncio aliviaría a la región sureña, para desengañarse sería provechoso revisara el expediente relativo a Coatzacoalcos, adonde fueron enviados sucesivamente la Guardía Civil, el Mando Unico, la Policía Federal, la Fuerza militar etc., sin obtener resultado positivo, podría deducir que no es cuestión de número sino información de inteligencia, de cero complicidades con la delincuencia y de estricto control de los mandos, y menos de simulación.