No asiste la razón a los vendedores ambulantes que protestan por el decomiso de mercancía de pirotecnia, pues es ridícula su petición de quedar exentos de la aplicación de la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos, no aplicarla implicaría incurrir en omisión por parte de la autoridad. Por considerarla peligrosa, la Ley prohíbe la venta de ese tipo de mercancía, luego entonces nada hay para reprocharle a la policía que en cumplimiento de su deber les prohíbe su comercialización. Pero, ¿Por qué protestan a sabiendas de tal prohibición? Pudiera ser por ignorancia, o tener como propósito provocar disturbios provocadores y que el gobierno caiga en el garlito; en estos tiempos, más vale un ojo al gato y otro al garabato