La muerte es el más democrático de los conceptos del hombre, lo mismo atiende al llamado de un pordiosero que al de un magnate, es indiferente a la condición de todo cuanto alienta vida, porque finalmente la única categórica condición es que viva. Muertos los hay todos los días, a cada instante se suceden, ya individual, ya colectivamente, como acaba de acontecer a Rafael Moreno Valle, quien fuera gobernador de Puebla y a quien en vida fue su esposa, Martha Erika Alonso, gobernadora de esa entidad desde hace apenas 10 días. Triste evento que conmociona al mundillo político nacional, particularmente al poblano en donde sin duda empezarán a volar los buitres políticos para candidatearse al gobierno en otra elección extraordinaria, porque esto no se acaba hasta que se acaba. Es el eterno retorno: “Sic transic gloria mundi” = “así transita la gloria en el mundo”.