Viernes contemporáneo
Armando Ortiz
Las mujeres de AMLO no son perfectas, pero son mujeres de lucha que han demostrado ser aceptablemente honestas; es decir, no se les conoce ni se han demostrado actos de deshonestidad por parte de ellas. Hablamos de la señora Müller, esposa de Andrés Manuel López Obrador, hablamos de Yeidckol Polevnsky, dirigente nacional de Morena, hablamos de Tatiana Clouthier, quien fuera coordinadora de la campaña de López Obrador, hablamos de Gloria Sánchez Cordero, actual secretaria de Gobernación. Lástima que no podamos decir lo mismo de Rocío Nahle, quien a leguas se advierte entró al círculo del poder para poder hacer dinero, para buscar la gubernatura de Veracruz a futuro. Han surgido evidencias de cómo la señora Nahle, vía María Cruz Vázquez Guízar, ha estado traficando influencias con algunos municipios como Coatzacoalcos de Víctor Carranza, para agenciarse recursos. Muchos funcionarios del gabinete de López Obrador se ríen de el tope de salario que les ha impuesto el presidente de México, se rían porque saben que el verdadero negocio está en traficar influencias y recomendar empresas y empresarios para que se les otorguen dineros del presupuesto. Nahle es una de ella y preocupa que López Obrador no quiera darse cuenta de ello; la confianza que tiene López Obrador a Rocío Nahle es ciega, por lo que la señora, como secretaria de Energía, va a hacer lo mismo que Rosario Robles en SEDESOL. Pero cuando se descubran sus transas no importará, porque AMLO le impondrá las manos en la testa y la perdonará.
Clementina Guerrero, se queda a trabajar como tesorera, o se queda con sus 100 mil pesos de pensión
Si Clementina Guerrero, tesorera de Xalapa, no podrá cobrar su pensión de casi 100 mil pesos mensuales, como aseguran algunos medios informativos, ¿qué es lo que va a hacer? El Instituto de Pensiones del Estado ya determinó que mientras Clementina Guerrero siga trabajando en el ayuntamiento de Xalapa, ella no podrá cobrar su pensión. Clementina no puede cobrar un sueldo mayor al del alcalde de Xalapa, que no puede cobrar un sueldo mayor al del gobernador Cuitláhuac García. Digamos que la señora, con suerte, logra cobrar unos 60 mil pesos mensuales realizando una labor de oficina que le obligaría a cubrir un horario, que la pondría en situaciones de estrés que deteriorarían su salud. Pero si Clementina Guerrero decide quedarse en su casa a sobarse los pies, a ver series en Netflix, a darle de comer a su gato, a escribir su autobiografía o con suerte a ir al taller de Literatura de la Quinta de las Rosas, entonces podría recibir sin ningún problema su jugosa pensión. Así, quitada de la pena, nadie le podría recriminar su ostentoso estilo de vida: los Audis, los viajes al extranjero, las comilonas, las compras en tiendas departamentales de lujo. Clementina Guerrero, la tesorera del ayuntamiento de Xalapa se encuentra en el “jardín de senderos que se bifurcan” y tarde o temprano tendrá que tomar una decisión importante. Deja la tesorería de Xalapa y recibe sus 100 mil de pensión, o renuncia a su pensión y acepta hacer oficina, tomar responsabilidades y desgastar su salud por menos de 60 mil pesos mensuales. Si se queda en la Tesorería los mal pensado dirán que se queda porque le reditúan más los enjuagues en lo oscurito, que su pensión de 100 mil pesos.
Consuelo Ocampo, defender las tonterías Hipólito Rodríguez sí deja; presume su austero viaje a Francia
Tiene derecho Consuelito Ocampo a gastarse su dinero en lo que le pegue la gana. Si la regidora xalapeña quiere irse a Tombuctú, a las Islas Fidji o a Francia, pues su trabajo le ha costado. Acaso no ha sido ella una de las regidoras que más ha defendido las tonterías de Hipólito Rodríguez; vaya, no sólo lo defiende en privado, sino que además lo defiende en público, en su cuenta de Facebook. ¿Se acuerda usted?: «Lamentable y francamente vergonzoso que tres regidores de Morena hayan votado con el PAN y en contra del pueblo de Xalapa. Votaron en contra de las auditorias externas que significan transparencia y combate a la corrupción y en contra de la reasignación de recursos ahorrados en la ejecución de obras en beneficio de los xalapeños. Y esto un día antes de que inicie la cuarta transformación». Ya después nos enteramos que se quería contratar en lo oscurito a auditores particulares, lo que significaría una buena comisión. Pero como ya decimos, que lo hagan, que se vayan a dar la vuelta al mundo si quieren, sólo no quieran vendernos la idea de que su gobierno es un ejemplo de austeridad. Primero está la voraz Clementina Guerrero, y ahora la austera Consuelito y su viaje a Francia. ¡Viva la 4ª Transformación!
aortiz52@nullhotmail.com