Redacción Sociedad 3.0

Dos monjas de la Escuela Católica St. James, en California, Estados Unidos, presuntamente robaron un millón de dólares de la institución y lo gastaron en viajes y en casinos.

En algunas declaraciones se sabe que las religiosas manifestaban que tenían un presupuesto muy apretado pero realmente el dinero que obtenían de la paga los alumnos era utilizado para el despilfarro, por ello se hizo una auditoria para rastrear el dinero y el abogado de la Escuela dijo:

Sabemos que solían viajar con frecuencia. Sabemos que acostumbraban visitar casinos; y la verdad es que usaron la cuenta [del colegio] como su cuenta personal.

Tras una revisión de las finanzas del centro escolar, se descubrió una cuenta olvidada que únicamente estaba a disposición de las religiosas.

La escuela no presentará cargos porque la monjas expresaron remordimientos y acordaron devolver la suma sustraída. Sin embargo, padres de familia indignados podrían acudir a la Policía.

 

Con información de Daily Breeze