Estados Unidos- 2018-12-0310:35:54- Agencias

 

Nicole Kidman ha vuelto a pronunciarse sobre la forma en que logró sortear esa dinámica de acoso sexual y laboral que, hasta hace poco más de un año, pasaba relativamente desapercibida más allá de los muros de Hollywood. En esta ocasión, la actriz no solo ha hecho mención a su pasado matrimonio con Tom Cruise, al que en su momento acreditaba como una de las personas que la mantenían protegida de los peligros de la industria, sino también a la “sorpresa” que ella misma experimentó al percatarse de la magnitud de escándalos como los protagonizados por el denostado productor Harvey Weinstein.

 

“Desde luego, todo ello me dejó muy sorprendida. No era consciente de la dimensión del asunto y de que ocurría aquí mismo, en nuestro propio entorno. En mi caso, yo empecé muy jovencita y también crecí en una burbuja de protección que me mantenía aislada de lo que pasaba a mi alrededor”, ha afirmado la artista australiana al periódico dominical The Observer, antes de hacer referencia a los dos factores que jugaron un papel determinante en su propia experiencia hollywoodiense.

 

“Me casé [con el mencionado Tom Cruise] con solo 22 años, era muy joven. Y antes de todo eso era literalmente una niña en el set de rodaje. Desde los 14 en adelante, o tenía a uno de mis padres conmigo en todo momento o contaba con una persona encargada exclusivamente de vigilarme como si fuera un halcón. Y creo que cuando salí de ese matrimonio todavía era una niña en muchos sentidos, no tenía una visión del mundo demasiado madura y reconozco que era bastante embarazoso”, ha asegurado en la misma conversación.

 

La estrella de cine tampoco ha querido pasar por alto las numerosas ocasiones en que trabajó para diversas producciones del mencionado Harvey Weinstein y, sobre todo, el hecho de que -aunque no demasiado- le conocía personalmente y sabía que contaba con un carácter muy difícil al menos en el ámbito exclusivamente profesional.

 

“Siempre supe que Harvey era un hombre agresivo, pero jamás me imaginé que podía rebasar esos límites y que era capaz de hacer algo así. También es verdad que mis experiencias con Harvey son muy limitadas, porque en mi caso iba a trabajar y de ahí me iba directamente a casa. Tenía hijos y estaba inmersa en un matrimonio, y por otro lado nunca fui una chica que saliera demasiado de fiesta o que tuviera gente de su entorno que hubiera pasado por algo así. En cualquier caso, todos estos casos me han abierto los ojos”, ha explicado.

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO