Mediante un oficio conjunto de las secretarías de la Función Pública (SFP) y de Hacienda y Crédito Público (SHCP), se notificó a todas las dependencias del Gobierno Federal el tabulador de sueldos y salarios brutos atribuibles para 2019 a todos los cargos públicos desde el Presidente de la República. La medida se aplicó a fin de garantizar que ningún funcionario obtenga percepciones por arriba del ingreso del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Conforme al oficio conjunto, los ingresos de López Obrador serán en bruto de 155 mil 835 pesos al mes, integrados por 43 mil 442 pesos de salario base y 112 mil 393 pesos de compensación garantizada.

“El tabulador de sueldos y salarios de 2019 –enfatiza el oficio– es de observancia obligatoria a partir del primero de enero de 2019.”

Se estipula que las disposiciones son aplicables para las dependencias, incluidos sus órganos administrativos desconcentrados, la Oficina de la Presidencia de la República, la Consejería Jurídica del Ejecutivo Federal y los tribunales administrativos, así como para las entidades paraestatales de la Administración Pública Federal. Incluso se anticipa que la próxima Fiscalía General de la República deberá adecuarse a las mismas disposiciones salariales.

De acuerdo con el tabulador distribuido a las dependencias, en un segundo plano, después del Presidente, el salario bruto será de 154 mil 365 pesos –34 mil 967 de salario base y 119 mil 398 de compensación garantizada–, es decir, apenas mil 470 pesos por abajo de López Obrador. En un tercer rango, el salario establecido por ley alcanzará los 153 mil 140 pesos, o sea 2 mil 695 pesos abajo del mandatario federal.

El oficio acota: “en el importe del sueldo base no están incluidas la prima vacacional y otras prestaciones económicas, por lo que éstas deberán calcularse y ser otorgadas en razón de lo estipulado en el manual de percepciones de los servidores públicos de las dependencias y entidades de la administración pública federal”.

La SFP señaló que con el referido oficio se confirma que la política de austeridad del nuevo gobierno se refleja en el tabulador salarial, lo que permitirá que “junto con otras acciones se puedan generar ahorros para que los recursos de todos se destinen a los programas prioritarios para el desarrollo”.

En el documento girado se destaca que “la unidad de política y control presupuestario de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público y de la Secretaría de la Función Pública realizarán las acciones conducentes y emitirán las disposiciones específicas de carácter administrativo que permitan a las dependencias y entidades aplicar el tabulador de sueldos y salarios”.

Las observaciones de la SFP sobre el tabulador destacan que “con esta medida se garantizará que ningún servidor público reciba una remuneración mayor a la del Presidente de la República, tal y como lo estipula el Artículo 127 constitucional”.

En las consideraciones de la Secretaría de la Función Pública la nueva política salarial en la administración pública federal no sólo garantiza la reducción de las percepciones de los altos mandos hasta en 40 por ciento de los que tenían hasta el sexenio pasado en estos niveles.

A su vez “los servidores públicos que menos ganan (como los puestos a nivel subdirecciones, jefaturas de departamento y enlaces) tendrán, algunos, aumentos en sus ingresos, es decir, se reduce la desigualdad de ingresos entre los altos funcionarios y los servidores públicos que habían visto estancados sus ingresos, situación que se agudizó durante las administraciones anteriores”.

CON INFORMACIÓN DE: La Jornada