Va de nuevo y corre video, porque en lo que va del siglo los presidentes de México, Calderón y Peña Nieto, en el arranque de sus respectivos gobiernos, hicieron anuncios espectaculares sobre la multimillonaria inversión en obras de infaestructura carretera, de Salud, etc., pero si bien las hubo, no fue en cabalidad la anunciada. En similar agasajo de buenos propósitos ahora López Obrador adelanta: “Va a haber presupuesto suficiente para la conservación de caminos y carreteras, alrededor de 30 mil millones de pesos para mantener en buen estado las carreteras federales y los caminos rurales … por lo que la inversión total para los 40 mil kilómetros de carreteras federales será la mayor de los últimos 24 años. Además de la conclusión de carreteras, se priorizará la terminación de centros de salud, hospitales y escuelas abandonados o dejados a medias…”. El discurso es reciclado, ojala ahora sí se refleje en hechos.