Viernes Contemporáneo

Armando Ortiz

 

Maestro Arturo Bermúdez Zurita, sirva la presente para enviarle un cordial saludo y de paso aprovechar para pedirle perdón por las tantas molestias que le hemos causado. Queremos decirle que hemos leído con atención su Presentación de Denuncia de Juicio Político y no nos quedó muy claro a quién quiere enjuiciar; suponemos que al Fiscal Jorge Winckler, quien es el que queda en activo en la función pública. Queremos decirle con atención que hemos leído su documento y no pudimos contener el llanto. ¡Por Dios, cuánto ha sufrido! Usted, un hombre tan honesto, que no sabe lo que es tortura, que no sabe lo que es matar a un inocente. Usted un hombre tan recto, que siempre trató a su prójimo con tanta empatía. Allá que se quemen en el infierno los que inventaron que alguna vez usted se refirió a los compañeros con el “pinches periodistas”; que se consuman en lava ardiente los que lo acusan de tener algo que ver con la muerte del cantante Gibran; vaya usted a saber cómo es que su señal de celular fue a aparecer en sus instalaciones de la Academia de Policía. Que los gusanos devoren los ojos de aquellos que dicen que usted se enriqueció ostentosamente aceptando dinero de narcotraficantes. Nos consta que una persona proba como usted, lo consiguió todo con el sudor de su frente. ¿Cuáles ranchos, cuáles empresas, cuáles casas, cuáles yates, cuáles helicópteros, cuáles empresas de seguridad, cuáles hoteles spa, cuáles edificios, cuáles cuentas en bancos extranjeros? Nada está a su nombre, todo pertenece a su familia que son gente de mucho trabajo, como su entenado, por ejemplo. Por favor, Arturo Bermúdez Zurita, perdónenos, después de leer ese documento que envió a todo mundo, particularmente a los del gabinete perdonador del gobierno entrante, sólo nos queda vivir con la culpa de alguna vez haberlo considerado un asesino.

SSP, ¿en manos de quién nos puso Cuitláhuac?; Gutiérrez Maldonado, en Saltillo le tienen terror, en Nuevo León lo cesaron por vínculos con extorsionadores

“El terror, la violencia, los asesinatos y la inseguridad parecen cernirse sobre las cabezas de los saltillenses con la decisión de Manuel Jiménez, alcalde electo de Saltillo, de colocar en la Dirección de Seguridad Pública a Hugo Gutiérrez señalado en el pasado por sus vínculos con grupos delincuenciales”. Este es el primer párrafo de una nota de El Demócrata Coahuila, nota fechada el 22 de diciembre de 2012. El portal E-Consulta Veracruz destaca una nota escrita por el periodista Miguel Ángel León Carmona, recientemente galardonado con el Premio Nacional de Periodismo, en la que se dan detalles del trabajo del nuevo titular de la SSP en Veracruz: “Gutiérrez Maldonado, un fiscal y 28 policías del CEO, fueron destituidos por el entonces procurador general Roberto Flores Treviño, luego de que dos subordinados del hoy titular de la SSP, fueran aprehendidos por el delito de extorsión en contra un empresario de la región de El Carmen y Mina –a unos 40 kilómetros de Monterrey-, a quien le exigieron 300 mil pesos a cambio de dejarlo comercializar con diésel”. De acuerdo con información recibida en Libertad bajo Palabra, se sabe que la estrategia del nuevo titular de la SSP en Veracruz es combatir, sobre todo, la extorsión y el secuestro. De entrada, parece una buena estrategia, pues estos dos flagelos tienen de rodillas a los empresarios y comerciantes del estado. Pero, ¿cómo implementar esta estrategia y que la encabece un funcionario al que los saltillenses le tienen terror? ¿Cómo confiar que se combatirá la extorsión cuando el titular de Seguridad salió de la CEO de Nuevo León acusado de extorsión? ¿En manos de quién nos está poniendo Cuitláhuac García?

La mediocridad de Hipólito Rodríguez; “con 5.8 salimos aprobados”. Los medios mercenarios tienen la culpa

Hipólito Rodríguez y su cabildo se tomaron muy a pecho la encuesta realizada por el Partido de la Revolución Democrática. Hasta le dieron atención a los resultados y los discutieron en el pleno. Consuelo Ocampo, quien ahora llena el vacío que dejara Ivonne Cisneros, concluye categórica que no confía para nada en los resultados y que todos sabemos que “la encuesta es de quien la paga”; sabias palabras de la señora. Por su parte el alcalde de Xalapa, Hipólito Rodríguez como siempre le echa la culpa a los otros. Hipólito dice que a pesar de ser “hostigados, atacados, vilipendiados, desprestigiados por medios mercenarios de comunicación, salimos aprobados”. ¿Con cuánto dice el alcalde que aprobó? ¡Con 5.8 de calificación! Cuánta mediocridad, cuánta irresponsabilidad, cuánta cobardía. Seguro la calificación que tiene el alcalde es por culpa de los que él llama “medios mercenarios de comunicación”. Seguramente los medios han inventado tanto desatino de su parte. Los medios inventaron sus dichos sobre la Plaza Ánimas, que primero era un riesgo inminente, pero después ya no significaba ningún riesgo; seguramente los medios inventaron lo del relleno sanitario, que primero el pidió a las autoridades que lo cerraran, y después que ya no tenía dónde depositar la basura. No por nada en la visita del presidente López Obrador a Xalapa a él mejor lo escondieron, no vaya a ser que si lo suben al templete los xalapeños le muestran su rechazo.

aortiz52@nullhotmail.com