Veracruz- 2018-12-2009:15:09- Imagen del Golfo

 

Javier Duarte de Ochoa, quien se encuentra recluido en una prisión de la Ciudad de México, hizo llegar una carta al Grupo Editorial La Voz del Istmo dirigida al Mtro. José Pablo Robles Martínez, donde asegura que las acusaciones en contra de su esposa Karime son falsas e ilegales, toda vez que fueron obtenidas a través de la tortura a José Nemi Dib.

 

 

 

Editor General del Corporativo

 

Grupo  Editorial La Voz del Istmo

 

Presente

 

Muy estimado don Pepe:

 

Como es de su conocimiento, mi esposa e hijos se encuentran residiendo fuera del país debido al acoso y a la persecución política de la que han sido víctimas, provocada por un enfermo mental de poder y de sus secuaces, situación que conoce muy bien, ya que hace tiempo usted le tocó padecer esta misma situación producida por este mismo enajenado, lo que lo obligó a vivir fuera del estado de Veracruz en aquel entonces.

 

Afortunadamente y gracias a la voluntad del pueblo veracruzano, este cáncer social ya fue extirpado y sus perversas acciones apoyadas en un retorcido aparato de Estado poco a poco se van cayendo como un castillo de naipes. La verdad va saliendo a la luz aunque aún falta mucho por revelar, esto que los medios de comunicación han dado a conocer a la opinión pública es apenas la punta del iceberg.

 

Las mentiras que diariamente durante dos años consecutivos, la sociedad veracruzana fue bombardeada a través de un discurso de odio y rabia se van desmoronando y la verdad, como siempre, emerge cual burbuja de aire puro que asciende desde la oscuridad del fondo del océano que era donde nos encontrábamos secuestrados los veracruzanos.

 

Aquellos que fueron acusados y encarcelados por ser considerados enemigos del anterior régimen, por medio de pruebas fabricadas están saliendo libres y a las órdenes de aprehensión que fueron giradas por una juez que actuó bajo las instrucciones del titular del Poder Judicial Estatal, quien como usted bien sabe es socio y cómplice desde hace mucho tiempo del que ya se fue, sustentadas en declaraciones de supuestos testigos fueron obtenidas a través de tortura y por lo tanto carecen de validez, son ilegales e inclusive son producto de delitos cometidos por las autoridades responsables de procurar Justicia quienes realizaban estas atrocidades que tenían como objetivo destruirme y por consiguiente incluyeron a la persona más cercana a mí, que es a quien más amo en la vida, que es a mi esposa.

 

Karime es una mujer excepcional, una persona maravillosa con los valores más altos y los principios más íntegros, es una orgullosa veracruzana nacida en Coatzacoalcos, madre ejemplar de mis tres hijos a quienes está dedicada en cuerpo y alma a cuidar y a educar, es una mujer valiente, quien ha soportado estoicamente los más bajos ataques e infamias lanzados por un cobarde y poco hombre, quien al no poder conmigo en su impotencia y enanismo descargó su furia en contra de una mujer indefensa. Sin embargo, lo hizo estúpidamente, pensando como acostumbra con las vísceras, sin prever que la verdad tarde que temprano siempre prevalece y que todo lo que se hace se regresa al doble.

 

El testimonio de Juan Antonio Nemi Dib, hizo en donde menciona a mi esposa es falso, es una mentira y es ilegal, ya que fue obtenido a través de tortura, él mismo ha reconocido este hecho, y ha denunciado a las autoridades que lo torturaron, tanto legal como mediáticamente, y siendo este testimonio el único elemento que vincula a mi mujer con la comisión de delito alguno resulta más que claro y evidente que Karime es inocente de todas las injurias de las que cobardemente la han acusado.

 

Por lo que hace al supuesto delito de defraudación fiscal, que su prestigiado medio de comunicación le dio tanta atención el día de hoy, le comento que ese es un tema que se refiere al ejercicio fiscal 2011, es decir, es de un ejercicio fiscal de hace siete años, por lo que la acción fiscal y penal estás más que prescritas, esto en el hipotético caso que existiera algo indebido que no lo hay, por lo que NO existe delito alguno que perseguir.

 

Javier Duarte de Ochoa

 

 

AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO