Interesante, por lo menos, la desición del gobierno federal para poner orden en el Sector Salud porque está “deshecho, fraccionado, no hay médicos, hay miles de trabajadores eventuales desde hace años”, asegura el presidente López Obrador, y le asiste la razón. La entidad veracruzana figura entre las primeras ocho, entre otras del sureste mexicano, que entran en ese programa de “federalización” del sistema de salud que incluye la “reparación de infraestructura, equipamiento de centros de salud y dotación de medicinas”. Aunque en realidad el anuncio reitera lo que sexenalmente se ha venido diciendo de este sector, es positivo que el presidente de la república lo reconozca y de seguimiento a ese proceso. En el Centro de Alta Especialidad de Xalapa existe un censo bien nutrido de médicos con muchos años de antigüedad, pero permanecen en calidad de suplentes, sin plazas ni prestaciones de rigor; la idea es buena, implementarla será lo mejor, y más aún que Ramos Alor esté a la altura de ese reto.