Si nos atenemos a las declaraciones de Elio Hernández, Secrectario de Infraestructura y Obras Públicas, el denominado proyecto del Tren Ligero, no tiene ni pies ni cabeza, es más, ni a proyecto llega: “Lo que platiqué con el gobernador y que también comentó él es que se está haciendo la invitación a los empresarios, se va a hacer después una reunión con todos, para ver proyectos y analizar cuál es la mejor opción pero estamos en ese proceso de invitación a empresas, constructoras y despachos para analizar una propuesta”. Y ni modo de considerarlo como proyecto si se ignoran costos y beneficios, pues, como señala Hernández, “dependerá de los proyectos que se presenten por parte de los empresarios del ramo”. O sea, es solo una idea, o, lo peor, ganas de hacer ruido y, lo más grave, simular.