Aunque el nuevo Secretario de Seguridad Pública del gobierno federal, Alfonso Durazo, no revela algo que ignoremos, es buen principio que reconozca a la entidad veracruzana como una de las que requieren atención inmediata por el grado de inseguridad que manifiesta y comparte con Jalisco, Guanajuato, Puebla, Nuevo León y Tamaulipas, que figuran en la lista de focos rojos en el país. En Veracruz ya se han aplicado varias recetas: mando único, gendarmería, policía federal etc., sin resultado positivo, esperamos que el nuevo gobierno federal no quede en la etapa del diagnóstico y proceda a aplicar estrategias efectivas para reducir los índices delincuenciales, que en Veracruz están al tope.