Prosa aprisa
Arturo Reyes Isidoro

Como estaba anunciado, el presidente Andrés Manuel López Obrador vino ayer a Xalapa a reafirmar sus compromisos de campaña con todos los veracruzanos.

Más que de anuncios novedosos, fue un acto cargado de mucho simbolismo político: dejar muy claro su respaldo al gobernador Cuitláhuac García Jiménez.

Pero, eso quiero entender, además por trascendidos que conozco, AMLO vino a reiterar su marcado interés por Veracruz, al Estado de sus antepasados paternos.

Creo que muchos querían escuchar que le dijera al gobernador no te preocupes, aquí te traigo los 30 mil millones de pesos que necesitas para enfrentar la urgencia de la crisis económica que padece el Estado.

Pero no. Vino a marcar como guía de trabajo el Programa de Bienestar del Gobierno de México (antes Gobierno de la República), que en Veracruz se replicará de pe a pa, puntualmente.

Desde ahí, según me dijo un militante de Morena vinculado con las nuevas autoridades, no se podrá esperar nada más de lo que ayer anunció el Presidente.

Dijo que, casa por casa se realiza el censo del bienestar, mediante el cual se identificará a las personas susceptibles de apoyos, destacando que se mantendrá la estrategia Prospera que beneficiará a 600 mil familias que lo necesitan.

Se apoyará a casi 160 mil jóvenes veracruzanos que acudirán a capacitarse a empresas y negocios para que desarrollen sus capacidades laborales; mientras recibirán un estímulo de 3 mil 600 pesos mensuales.

Anunció la entrega de más de 28 mil becas universitarias, por un monto de 2 mil 400 pesos mensuales, a jóvenes de escasos recursos económicos; una beca universal para estudiantes de preparatoria, por un total de 800 pesos mensuales, y la creación de nueve universidades públicas en distintos puntos de la entidad.

En materia de salud informó que se iniciará el Programa de Atención Médica y Medicamentos Gratuitos, mejorando el sistema estatal de salud pública y garantizando este derecho a los veracruzanos.

Reiteró sus compromisos de llevar internet gratuito a todo el estado, a través de las líneas de la CFE, para acercar el servicio hasta las comunidades más apartadas.

También se impulsará el corredor transístmico Salina Cruz-Coatzacoalcos, para el desarrollo de esta importante región, se modernizará la refinería Lázaro Cárdenas, de Minatitlán, y se atenderá la problemática que existe en el basurero de Las Matas, entre los municipios de Minatitlán y Coatzacoalcos.

A cumplir eso se va a dedicar el gobierno del Estado, que será bastante si lo logra. Así que no puede esperarse por ahora otra cosa. Todo estará alineado con el Gobierno Federal.

Temas aparte son el de la inseguridad y el Programa de Emergencia para encontrar a los desaparecidos. El de la inseguridad también será un tema alineado con el Gobierno de México.

Así, pues, la histórica visita ayer del nuevo Presidente a un primer Estado del país tiene más que nada una carga simbólica. Seguramente el paso del tiempo nos dirá más por qué tanto interés por Veracruz.

Por lo pronto, el gobernador seguramente trabajará con mucha decisión y seguridad sabiendo que tiene todo el respaldo del Presidente.

Que sea para bien de los veracruzanos.

Se sacó la rifa del tigre

El pasado 30 de octubre, cuando publiqué que Hugo Gutiérrez Maldonado sería el nuevo titular de la Secretaría de Seguridad Pública, procedente de Nuevo León, dije que se sacaría la rifa del tigre por la grave crisis de inseguridad que heredaba el gobierno yunista a la nueva administración.

El nuevo gobierno morenista se estrenó con una desmembrada y dos ejecutados, tres víctimas, en la zona centro del Estado. La primera prueba de fuego para el enviado del Secretario de Seguridad Pública federal, Alfonso Durazo Montaño.

Ahora se verá si saca a relucir sus 28 años de experiencia como policía en varios estados del país, buena parte en Nuevo León donde fue Secretario de Seguridad Pública, estuvo al frente de Tránsito de la ciudad de Monterrrey así como en la Procuraduría del estado de Nuevo León, además de que también ha trabajado en la PGR.

Qué no, qué no y qué no se va

En la primera entrevista que dio ya sin su protector en el Palacio de Gobierno, Miguel Ángel Yunes Linares, el fiscal general del Estado Jorge Winckler Ortiz se reteaferró ayer a seguir en el cargo.

Dijo que nadie puede obligarlo a renunciar; que nunca ha pensado hacerlo; que siempre está tranquilo y que ante las solicitudes de juicio político ante el Congreso local en su contra, de ser necesario acudirá a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Minimizó las críticas sobre su desempeño por parte del gobernador Cuitláhuac García. “Quizás son cuestiones políticas”, dijo. Fue entrevistado durante la instalación de la Coordinación Estatal para la Construcción de la Paz en el Patio Central del Palacio de Gobierno.

Durante su campaña, el 31 de julio el hoy gobernador constitucional adelantó que si ganaba la elección pediría que se le sometiera a juicio político por “inútil” y porque aplicaba la procuración de justicia de manera selectiva.

Ayer el Colectivo Solecito de Veracruz, de familiares de desaparecidos, insistió en que debe dejar el cargo pues mantiene los casos de investigación en el abandono.

Dos diputados que no estuvieron

Durante el acto en que rindió protesta como Gobernador Constitucional Cuitláhuac García Jiménez, solo dos diputados panistas le hicieron el feo al nuevo gobernante: María Josefina Gamboa Torales y Rodrigo García Escalante.

De este extrañó porque según publicó el columnista Raymundo Jiménez el viernes pasado, antes de que entrara en funciones la nueva Legislatura a principios de noviembre, él y su padre el ex Contralor General del Estado, Ricardo García Guzmán, trataron de encontrarse con el gobernador entrante aunque este no los quiso ver y los evitó.

Ahora, olvidándose que tiene la representación de los habitantes de su distrito y que por lo tanto debe actuar con responsabilidad, brilló por su ausencia. Por lo pronto Sergio Hernández ya debe saber que si Morena le abriera la puerta, dejaría la bancada del PAN.

Sergio Rodríguez, Procurador del Medio Ambiente

Mientras que en el PRD andan urgidos por expulsar de sus filas al exdiputado local Sergio Rodríguez Cortés, el angelito rindió protesta ayer como nuevo Procurador del Medio Ambiente ante el gobernador Cuitláhuac García.

En la pasada Legislatura, el yunismo a través de la bancada del PAN lo despojó de la Comisión Permanente de Hacienda del Estado porque le solicitó al entonces gobernador Miguel Ángel Yunes Linares que rindiera cuentas de los ajustes que había anunciado tanto a la Ley de Ingresos como al Presupuesto de Egresos para el año 2017, lo que no cumplió.

Su propia bancada del PRD que encabezaba Yazmín de los Ángeles Copete Zapot lo congeló y a su esposa le quitaron un cargo que tenía en Orizaba. A partir de entonces Sergio empezó a trabajar para Morena en el distrito de Camerino Z. Mendoza. Ayer fue recompensado.

Reactivaron la página de CS

Luego de dos años en que prácticamente no funcionó, el nuevo gobierno reactivó la página web de la Coordinación General de Comunicación Social.

Hasta noche tenían solo tres boletines pero ya es algo. En su galería no había fotos ni tampoco habían subido los mensajes del gobernante. Deberán mejorar.

La página del Gobierno de México (antes de la Presidencia de la República), esa sí está bien, completa.