El Presidente Donald Trump dio un mensaje, este martes por la noche, frente a la televisión durante la hora estelar o “prime time” e, hiperbolizando e inventando datos, al borde del llanto, recurrió nuevamente a la estrategia miedo a lo estadounidenses para pedir un muro en la frontera con México.

Aseguró que la situación en la frontera con México es una “crisis creciente”, aunque los cruces fronterizos han disminuido en los últimos años.

“Mis queridos estadounidenses, hoy les hablo porque hay una crisis humanitaria y de seguridad creciente en nuestra frontera sur […] el país da la bienvenida a los inmigrantes legales, pero todos los estadounidenses se ven afectados por la inmigración ilegal. Socava la seguridad y también el empleo y los salarios. Los más afectados son los afroamericanos y los hispanos”., dijo Trump.

En un discurso televisado desde la Oficina Oval, el mandatario afirmó que todos los estadounidenses resultan heridos por la inmigración ilegal descontrolada.

Es una crisis humanitaria. Una crisis del corazón, una crisis del alma. Estos niños [migrantes] se usan como peones. 1 de cada 3 mujeres son violadas cuando vienen por México. Son víctimas. Esa es la realidad trágica de la migración ilegal. Estoy decidido a terminar este ciclo del sufrimiento humano […] Estados Unidos debe seguir siendo seguro. La propuesta de seguridad busca detener el paso de la droga. Hemos pedido al congreso ayuda para que migrantes puedan volver a sus países de manera humanitaria. Muro se pagará con el nuevo acuerdo comercial que hemos firmado con México”, dijo.

Trump pidió al Congreso 5.700 millones de dólares para construir una barrera de acero, en un momento en que el gobierno está parcialmente cerrado por una parálisis presupuestaria.

“Algunos han sugerido que una barrera es inmoral”, dijo en referencia a la líder demócrata Nancy Pelosi. “Lo único inmoral es que los políticos no hagan nada e inocentes sigan siendo víctimas de inmigrantes ilegales”, afirmó Trump, quien se encuentra inmerso en una lucha de poder de final imprevisible con los demócratas.

Trump también afirmó que “a pedido de los demócratas, será una barrera de acero y no un muro de hormigón” e insistió en que “el muro fronterizo se pagará muy rápidamente por sí mismo”.

“Por la frontera sur ingresan metanfetamina, heroína, cocaína y fentanilo. El 90% de la heroína ingresa por la frontera sur. La heroína ha causado más muertes que la guerra de Vietnam”, dijo. “Esto es una crisis humanitaria; una crisis del corazón y del alma. Los niños son usados como peones humanos por los coyotes. Una de cada tres mujeres es atacada sexualmente en el camino. Esa es la trágica realidad de nuestro sistema quebrado”, agregó.

El presidente también afirmó que el gobierno continúa con el cierre parcial debido a que los demócratas no proporcionan los fondos para la seguridad fronteriza.

“Hay una sola razón para el cierre del gobierno: los demócratas”, dijo Trump. “La única solución es que los demócratas aprueben la ley. Eso lleva una reunión de 45 minutos”, afirmó, revelando que invitó a los líderes del Congreso a la Casa Blanca este miércoles.

Finalmente el mandatario se dirigió directamente a los ciudadanos, instándolos a llamar al Congreso y pedir que asegure la frontera.

“Esto es algo de sentido común. Esto es lo correcto versus lo incorrecto, lo justo versus lo injusto. Juré proteger nuestro país y eso es lo que siempre haré”, concluyó.