No han pasado muchos años de este siglo de cuando en Veracruz se comentaba en baja voz sobre la posible existencia de un Cartel de la droga operando en estas tierras, Cartel de Chachalacas le llamaban algunos, pero los más referían al Cartel del Golfo, ya empezábamos a familiarizarnos con esa clase de noticias. Ahora, cuando el agua nos llega al cuello, desde el gobierno veracruzano se reconoce la grave situación que vivimos en materia delincuencial, según lo dijo ayer en la Cámara federal de diputados el gobernador Cuitláhuac García, para sustentar su solicitud de apoyo de la Guardia Civil para enfrentar a 6 carteles diferentes pues “todos tienen un poderío que supera al de la policía estatal”. Son jinetes del apocalipsis embestidos entre sí, pero todos juntos contra la sociedad, eso es mucho peso para cualquier gobierno y sociedad civil.