Desde la razón.  Lectura de domingo…

Opiniones y Comentarios

Julio Ricardo Blanchet Cruz

jrbcdiariolibertad@gmail.com

  •  

 

Como se esperaba, el juicio de “El Chapo” está sacando a la luz lo que todos ya sabíamos.  Que hasta los Presidentes han estado metidos -aunque decir que eran socios sería más propio- con los narcotraficantes…

Lo que tampoco es para espantarse, los cárteles tienen tanto dinero que son capaces de corromper o amedrentar al más pintado.  Incluyendo por supuesto al Vaticano; y eso ha sido desde siempre y está más que probado…

Quienes se oponen la legalización, que es la única forma de acabar con el narcotráfico, es legalizando todas las drogas.  Y quienes se oponen a ello, es porque tienen intereses metidos…

Ahora se sabe que en el sexenio de Ernesto Zedillo Ponce de León -principal beneficiado con el crimen de Luis Donaldo Colosio (1950 – 1994)– el General Roberto Miranda, entonces Jefe del Estado Mayor Presidencial, o sea, la persona más cercana al Presidente -que debe ser el hombre de todas sus confianzas- tenía relaciones con el Cártel de Sinaloa…

Y entonces lo toman como bandera para hablar mal del Ejército.  Pero pasan por alto que en las Fuerzas Armadas enseñan a obedecer; y que el Jefe Supremo de ellas es el Presidente…

Luego entonces es fácil entender que si así fue, es porque Zedillo estaba al tanto de ello y solo dio las órdenes al General Miranda…

Como Fausto Vallejo, siendo gobernador de Michoacán y cuatro veces Alcalde de Morelia, estaba al tanto de lo que hacía “La Tuta” y recibía beneficios económicos por dejarlo trabajar sin que lo molestaran…

Cabe aclarar que los pleitos entre cárteles son por las rutas y las plazas que los gobiernos en turno les cubren, dando preferencias, pues tienen sus cuates y se arreglan con ellos…

Ernesto Zedillo, por ejemplo, también protegía a los hermanos Amezcua, del cártel de Colima; que sin protección, al parecer se integraron al Cártel de Jalisco Nueva Generación…

Tan es así, que la PRG en 1999 detuvo a Cirilo José Ocampo Verdugo, dueño de la Casa de Ahorros del Pacífico por haberles defraudado como 1,500 millones de pesos a sus protegidos; cuando desde mucho tiempo antes se sabía que lavaba dinero y no les habían hecho nada…

Por cierto que Juan Jesús Posadas Ocampo era pariente del citado xalapeño José Ocampo Verdugo, preso en el reclusorio Sur, a pesar de que ya se le exoneró de lavar dinero…

Carlos Salinas de Gortari protegía a los Arellano Félix.  Tan es así, que Girolamo Prigione le avisó al entonces Procurador General de la República, Jorge Carpizo McGregor (1944 – 2012) que los capos lo visitarían…

Le llamó al Presidente para informarle, pero no se hizo nada para detenerlos, “pues se hubiera organizado una balacera”, según propias palabras del honorable Procurador.  Por lo que la entrevista se llevó a cabo en la Nunciatura papal en el entonces DF…

Y los Arellano Félix le dijeron a Prigione que le informara al Papa que ellos no habían sido los que asesinaron al Cardenal de Guadalajara; que fueron Los Beltrán Leyva.  Y le mandaron un regalito al polaco Wojtyla para que las relaciones siguieran como si nada y les echara su bendición

 

Las autoridades de turno siempre han protegido a los religiosos, que en no pocas ocasiones son el contacto con los delincuentes; por lo que la calidad moral de los que a sí mismos se dicen representantes de dios en La Tierra, es nula, pues también reciben dinero de ellos; y son muy espléndidos…

De hecho, son peores que los delincuentes; ya que los pillos cuando menos arriesgan el pellejo; pero los curas son hipócritas.  Por algo andan en autos blindados y con guardaespaldas…

Que en el colmo de lo absurdo, son pagados por el Erario, es decir, que las honorables Autoridades utilizan nuestro dinero para proteger a los delincuentes, como el ex obispo de Ecatepec, Onésimo Cepeda…

 

A quien se le acaban de retirar los escoltas que lo resguardaban mientras se drogaba, se emborrachaba, iba a los toros a exhibirse, o a cometer fraudes por millones de pesos; como el que le hizo a la señora Olga Azcárraga a quien impunemente le birló 130 millones de pesos, al hacerle firmar un documento en artículo mortis por esa cantidad que, según él le había prestado.  Amén.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.

Comentar

Botón volver arriba
Shares
Cerrar
Cerrar