Opiniones y Comentarios
Julio Ricardo Blanchet Cruz
jrbcdiariolibertad@nullgmail.com

 

Sin que pueda pasar por alto que una cosa es señalar lo que al propio parecer no procede; y otra cosa es atacar por atacar.  Como lo están haciendo los fifís detractores de AMLO…

A quien creen que humillan al llamarlo de manera y en forma despectiva, como “López” -los modos son importantes; pues como diría mi querida prima Rocío Mancilla: “El modito, el modito”.  Se quiera o no, es el Presidente; y la libertad de expresión no debe servir para denostar, sino para señalar y proponer-

Y cuando hay millones de mexicanos que se apellidan López.  Bueno creo que hay más López que hijos de Gengis Kan (1162 – 1227) lo que ya es decir bastante, pues fue el fundador del imperio más extenso que jamás se haya conocido y dice la ciencia genética, que una buena parte de los pobladores del mundo llevan sus genes…

Sin dejar de apuntar que no es el apellido el que le da honorabilidad y distinción a la persona.  Y ahí tenemos al líder del sindicato petrolero, el tal Romero Deschamps, quien no solo ha robado a sus agremiados; sino a todos los mexicanos que directamente hemos pagado sus latrocinios…

Más sin embargo, no deja de ser curioso, que quienes tienen como primer apellido un Pérez, Hernández, López, García, o Martínez; y otros más; para distinguirse lo utilizan a la par del segundo para “destacar más” y como primer nombre los dos apellidos del padre…

Y luego hasta llegan a poner como segundo apellido, los dos de la madre.  Hay casos que agregándole un importantísimo “de”, de plano se vuelan la barda. Ejemplo: Patricia Pérez-López García-Martínez de Rodríguez-Sánchez.  ¡Ooorale! Piensa uno.  Qué importante…

Y así por el estilo.  Pero se lleva uno cada sorpresa.  Como cuando en un crucero se acerca un pequeño a vender algún caramelo y le preguntas cómo se llama; y salen con un Elvis, Nayeli, Anastacia, Walter, Billy, Aristóteles y más…

Pues a los fifis, regresando con el tema, hasta que haya destapado el negocio del huachicoleo, del que todos sabíamos, pero no hasta dónde llegaba, al grado de tender mangueras desde la refinería de Salamanca y que están involucrados quienes ahora se sabe que lo están…

Empezando por los expresidentes Fox y Calderón –que todavía tenían el cinismo de cobrar sus pensiones; pues aunque el segundo la donara, quedaban bien con el dinero del Pueblo- y Peña Nieto; quizá no el más perverso; pero sí el más burdo para robar -o cínico, calificativo que también cabría-…

Y no soy partidario de AMLO, porque ni siquiera creo en la democracia; un sistema de gobierno que invariablemente lleva a los pueblos a dividirse y a los hermanos a pelear entre sí…

Como tampoco creo en la supuesta bondad del cristianismo; cuando según está escrito en La Biblia, Jesús dijo a sus discípulos: Mateo 10 – 34 “No penséis que vine a traer paz a la tierra; no vine a traer paz, sino espada.  Porque vine a poner al hombre contra su padre, a la hija contra su madre y a la nuera contra su suegra”…

 

El descalificar tajante y hasta socarronamente lo que se está haciendo Andrés Manuel, lejos de hacerlo quedar mal a él -y las propias redes sociales dan amplia cuenta de ello, pues cuando lo atacan hay una aplastante mayoría que lo defiende- hace quedar mal a quienes tan fanáticamente lo atacan…

Pero como ayer quedé de develar un segundo “secreto” bíblico.  Dejemos en paz al Pueblo fifí y al Pueblo fofo, igual de irracionales, y ahí va.  No sin antes recordar que el misterio de ayer fue como las vírgenes podían ser fecundadas sin que varón alguno las tocara…

El “secreto” de las tres personas en una, que quienes comían la amanita muscaria lo atribuyen a un hombre de luenga barba, el Padre, un hombre joven, el Hijo, y una palomita a la que llaman el Espíritu Santo.  Mujeres, para nada.  Que se note…

Lo que honestamente, no creo que nadie pueda dar una explicación cuerda de lo que significan esas tres personas en una.  Por algo es un secreto; que seguramente ni ellos entienden…

Cuando la realidad es bien distinta.  Y bien fácil de entender si acudimos a los libros sabios; y no nos guiamos por los libros de cuentos…

“Todo cuanto existe en El Universo tiene padre y madre”.  Pitágoras (569 – 475)

Y si genéticamente hablando, dentro de cualquier ser vivo están los genes completos de su madre y los de su padre; pero el sujeto no es ni su padre ni su madre, sino un tercer ente distinto; el “misterio” de las tres personas en una, resultó otra de sus mafufadas alucinógenas que tanto dinero les han dejado.

Y nos vemos mañana, si el Sol me presta vida.