Columna “Política al Día”

Por Atticuss Licona

Luego del avasallador triunfo de MORENA y que entre los cálculos de los líderes de ese partido se tenga previsto su permanencia en el poder por un lapso de entre 18 y 40 años, es inminente una recomposición política en México.

Para las elecciones intermedias del 2021 se estima que MORENA baje entre cinco y diez puntos porcentuales, aunque aun así volvería a arrasar.

El PRD ya es puro fiambre, un muerto viviente que sólo podrá deambular si se le cuelga a las faldas de algún partido grande en coalición.

El Verde ya hace mancuerna con MORENA, lo único ecológico que tiene ese partido es facilidad camaleónica de mutar. Primero fue rémora del PAN, luego del PRI, y ahora de MORENA, esos siempre caen de pie.

El PAN podría mantener su votación actual, si bien le va.

Y el PRI, ¡Ay pobre PRI! Si pensaban que había tocado fondo están equivocados, para las próximas elecciones bajará todavía más de lo que ya ha caído.

Todos los partidos políticos podrían bajar, por lo que la pregunta es, ¿A dónde se irán los votos disponibles?

Los partidos satélite se han perdido, pero en el horizonte están naciendo otros.

En Veracruz, increíblemente, al corte de hoy y antes de vencer el plazo, hubo doce organizaciones que solicitaron su constitución como nuevos partidos políticos estatales.

Los que se inscribieron son:

  • PODEMOS, encabezado por el experimentado político Francisco Garrido Sánchez;
  • Fénix, de Guillermo Peinado;
  • Vía Veracruzana, con Mario Tejeda;
  • Campesina y Popular Veracruzana, de Gregorio Arellano;
  • México Blanco, con Ricardo Bravo Colín;
  • Movimiento de Actores Sociales AC, de Arturo Segovia;
  • Movimiento Veracruzano Intercultural, con Julio Cottier y Jesús Barragán;
  • Cardenista Bienestar y Justicia social, con Verónica Vázquez y José Arturo Vargas;
  • Democracia Digital, Transparencia y Pluralidad A.C., con Francisco Javier Ixba;
  • Acción Pro México, con Héctor Sabulón;
  • Por un encuentro con la sociedad veracruzana, de Daniel de Jesús Rivera;
  • Y Destino, representados por la asociación Jóvenes piratas en acción, de Rosa Hilda Llamas.

De estos doce, muy pocos serán los que lograrán llegar a la meta. Si acaso un par porque la tarea no es fácil, aunque bueno, siempre cabe la posibilidad de que existan doce nuevos partidos políticos en Veracruz.

Y es que aunque para el registro necesitan comprobar el 0.26% de afiliados del Padrón Electoral, llegar a esa cifra no es nada fácil pues los militantes deben estar repartidos en cuando menos 2/3 partes de los municipios o de los distritos electorales locales.

Sólo aquellas organizaciones sólidas, con una aceitada maquinaria, con experiencia política y amarres municipales y distritales, podrán juntar los cerca de ciento cincuenta mil afiliados que se necesitan.

En el concurso de las ofertas políticas, sólo aquellas que nazcan con una buena estructura podrán aparecer en las boletas de las elecciones intermedias. Ese es su reto y de las nueve que lo están intentando pocas lo lograrán.

La redistribución política está en marcha. Muchos ya tienen la mira puesta en el 2021 y el 2024, mientras que otros, para su desgracia, continúan lamiéndose las heridas del año pasado.

@AtticussLicona

atticusslicona@nullgmail.com