Donald Trump, el presidente de Estados Unidos, dará la noche de este martes 8 de enero, un mensaje a nivel nacional sobre el plan para la construcción del muro fronterizo con México, pues dijo que es necesario para hacer frente a una “crisis” migratoria y para poner fin al cierre parcial del gobierno federal.

El discurso del mandatario será a la hora de mayor audiencia y transmitido en vivo por las cadenas ABC, CBS, CNN, Fox Broadcasting, Fox News Channel, Fox Business Network, MSNBC y NBC.

Dos días después de que Trump pronuncie su discurso desde el Despacho Oval de la Casa Blanca, el primero que pronunciará como presidente, visitará el jueves la frontera con México para destacar su exigencia de realizar la barrera allí.

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, tuiteó que Trump aprovechará la visita para “reunirse con quienes están en el frente de la crisis humanitaria y de seguridad nacional”.

El gobierno estadounidense considera declarar una emergencia nacional con el fin de permitir que Trump construya el muro sin necesidad de que el Congreso apruebe asignar los 5 mil 600 millones de dólares que desea para ese fin. El vicepresidente, Mike Pence,  dijo que la oficina del asesor legal de la Casa Blanca está analizando esa estrategia.

La demócrata Nancy Pelosi, presidenta de la Cámara de Representantes, y su colega Chuck Schumer del Senado exhortaron a las cadenas de televisión a que les concedan a los demócratas una oportunidad de responder.

“Ahora que las cadenas de televisión han decidido transmitir el discurso del presidente, que _si sus declaraciones del pasado sirven como indicio, estará lleno de malas intenciones y desinformación_, a los demócratas se les debe dar el mismo tiempo de transmisión”,dijeron ayer en un comunicado conjunto.

Seguramente una medida así atraerá impugnaciones, y Trump, que les dijo a los legisladores que estaría dispuesto a mantener cerrado el gobierno durante meses, o incluso años, ha dicho que por ahora le gustaría seguir con las negociaciones.

Al anunciarse el discurso de Trump y su visita a la frontera, los demócratas de la Cámara de Representantes, envalentonados ahora que recuperaron el control de ese recinto, y al menos algunos senadores republicanos, incrementaron la presión sobre los legisladores republicanos para que reabran el gobierno sin ceder a las exigencias del mandatario. El cierre, que se ha extendido 17 días, ya es el segundo más largo de la historia y, si llega al fin de semana, se convertirá en el de mayor extensión.

Apoyándose en los republicanos del Senado, algunos de los cuales están cada vez más preocupados por el impacto del cierre, Pelosi ha dicho que la cámara baja comenzará a aprobar proyectos de ley individuales para reabrir agencias federales, empezando con el Departamento del Tesoro para asegurar que los estadounidenses reciban el saldo a favor de su declaración de impuestos.

A lo largo del fin de semana, la agencia federal encargada de garantizar la seguridad aeroportuaria en Estados Unidos reconoció que hay un incremento en el número de sus empleados que no se están presentando a trabajar o que llaman para reportarse enfermos.

Los demócratas han especificado claramente que se oponen al muro por considerarlo inmoral e ineficaz, y prefieren el uso de otro tipo de seguridad fronteriza financiada a los niveles en los que ya hay un acuerdo.