Redacción.- El duque de Edimburgo, marido de Isabel II de Inglaterra, ha sufrido un accidente de tráfico leve este jueves, según ha informado el palacio de Buckingham. El príncipe Felipe, de 97 años, conducía un Range Rover en los alrededores de Sandringham, la finca al este de Inglaterra en la que la reina y su familia pasan las vacaciones de Navidad y varias semanas al comenzar el año.

“El duque de Edimburgo ha estado implicado en un accidente de tráfico con otro vehículo este mediodía”, rezaba el comunicado emitido por los portavoces de la casa real británica. “El duque no salió herido”, han explicado.

En el accidente, el vehículo del príncipe acabó volcando al intentar evitar el choque con otro automóvil. Los testigos del siniestro, según han relatado a la BBC, ayudaron a Felipe ha salir de la cabina. Estaba consciente, han explicado, “pero muy aturdido” y temblando.

Los dos ocupantes del otro vehículo, un sedán, presentaron heridas leves al ser atendidos, según la policía de Norfolk. Un médico revisó el estado del príncipe Felipe a su regreso a Sandringham.

Felipe, nacido en la isla de Corfú en 1921, está retirado de la vida pública desde agosto de 2017, tras pasar siete décadas al lado de su esposa en miles de actos oficiales y en más de 22.000 en solitario. Su salud lleva años delicada. El pasado mes de abril tuvo que someterse a una operación de cadera en un hospital de Londres.

La última aparición pública del marido de Isabel II tuvo lugar el pasado 12 de octubre, en la boda de su nieta Eugenia de York, hija de su hijo Andrés.

Con información de El País