Fue aprobada en lo general la creación de la Guardia Nacional, para alcanzar ese propósito Morena acudió al PRI y así conseguir los votos requeridos para una reforma constitucional. La suma del PRI a las propuestas de Morena no debe pasar inadvertida porque este partido prosigue como denominador común en la formulación y diseño del marco normativo nacional, para bien o para mal esa es realidad inobjetable. Sin embargo, tampoco debiera evadirse el sustantivo cambio de circunstancias respecto del PRI, porque cuando estaba en el Poder, el PAN contribuía para concretar las reformas, una actitud colaboracionista calificada por la izquierda como PRIAN; pero ya en la pírrica oposición el PRI, al menos en el caso de la Guardia Nacional le aporta a Morena, la izquierda en el Poder, los votos para dar paso a esa nueva corporación, y desde el PAN, la derecha, la califica como Primor. Se confirma el apotegma: “la política es la ciencia de lo posible”.