Utilizan flotas terrestre y aérea para vigilar instalaciones de Pemex; México redujo el volumen de gasolina importada en enero

El gobierno federal ordenó reforzar el despliegue terrestre de 4 mil efectivos de las Fuerzas Armadas y Policía Federal con helicópteros de la Fuerza Aérea y la Marina-Armada de México, con el n de vigilar toda la red de ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex), al tiempo de instalar bases especiales para enfrentar el sabotaje y el robo de combustible en las tuberías del país.

En conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador sostuvo que la estrategia contra el huachicoleo (robo de combustible), ha ocasionado el sabotaje de algunos ductos de Pemex, por lo que se han reforzado operativos.

En Palacio Nacional dio un mensaje a quienes se dedican al huachicoleo: a ver quién se cansa primero, “no daremos un paso atrás, ni para tomar impulso”, dijo luego de hacer alusión al sabotaje en ductos.

Más tarde, en Tlapa, Guerrero, explicó que cuando llegó al gobierno, “desde los primeros días me empezaron a informar que se robaban un promedio de 800 pipas de gasolina diariamente. Hasta que me colmaron el plato y dije: ‘Se acabó’. Ahora tenemos presiones, resistencias, pero a ver quién se cansa primero”.

Las Fuerzas Armadas reforzaron el plan de combate al huachicoleo con sobrevuelos de helicópteros y un avión de vigilancia en instalaciones estratégicas y ductos de Petróleos Mexicanos (Pemex).

De acuerdo con información del gabinete de seguridad, del 7 al 11 de enero la Marina aseguró ocho tomas clandestinas, dos vehículos utilizados para la extracción de combustible, 66 contenedores y recuperó 4 mil litros de gasolina en los estados de Sinaloa, Tabasco y Baja California. Información del gobierno federal detalla que se realizan acciones principalmente en zonas del país con el mayor índice de robo de combustible, Puebla, Hidalgo, Estado de México, Tamaulipas y Guanajuato.

Con información: Vanguardia