Los cabildeos en el Poder Legislativo empiezan a rendir frutos con acuerdos entre las diferentes fracciones legislativas, los gobernadores y poderes fácticos de la sociedad mexicana. Los gobernadores del PRI, PAN y PRD la proponen bajo un mando civil y respeto a la soberanía de las entidades federativas. Los gobernadores, como el de Michoacán, subrayan la necesidad de fortalecer las policías locales pues, no basta con los cuerpos militares en las calles, según la experiencia ya demostrada. Sin embargo, lo expresado por algunos gobernadores, comparado con sus acciones, sugiere retórica pura, porque en su tiempo el presidente Calderón los convocó una y otra vez a lo que ahora proponen, firmaron los acuerdos y se acostaron a esperar que la federación hiciera todo. En el fondo, lo que impera es la defensa de los reductos de poder, no dejarle todo a la Cuarta Transformación. ¿La seguridad? Al final quedará a cargo de la Guardia Nacional.