Viernes Contemporáneo
Por Armando Ortiz

Vino López Obrador a Xalapa, el primer estado que visitó después de asumir el cargo de presidente de la República. Aquí inició la 4ª Transformación, presumieron los morenistas. Pero, ¿en verdad inició aquí la 4ª Transformación? Dos meses después el gobernador de Veracruz no sabe qué hacer, no sabe para donde jalar y cree que sólo cortando listones para habilitar calles reencarpetadas es más que suficiente. Es tal como señala el periodista Mussio Cárdenas: “Una cosa es el “sabadaba”, la salsa, la caguama, el borlote magisterial, el relax y el destrampe, la estadía en los años mozos, la juventud salvaje, y otra gobernar un estado tan complejo como Veracruz”. Cuitláhuac García ahora vive con el ansia de que llegue el presidente Andrés Manuel López Obrador para que su popularidad repunte. Pero va a llegar AMLO a Córdoba y todos los veracruzanos nos vamos a dar cuenta de la distancia abismal que hay entre un estadista como el presidente, y un funcionario chabacano como el gobernador. Ese día Cuitláhuac García, junto al presidente de México, tendrá orgasmos políticos de placer, pero cuando AMLO parta, los veracruzanos seguiremos teniendo al rey del “sabadaba” en Palacio, es decir, seguiremos padeciendo las tonterías del gobernador y las bravuconerías de su “sancho panza”.

Nancy Edith Bolaños, mercenaria de su dolor; hace ver mal a los colectivos recibiendo dinero de diputada Morenista para ir a gritar al Congreso

El mérito es de la periodista Valeria Marcial, quien alcanzó a grabar en video el momento preciso en el que Nancy Edith Bolaños recibe dinero de la diputada de Morena, Adriana Esther Martínez Sánchez. Nancy Edith forma parte del Colectivo por la Paz de Xalapa y acudió al Congreso a gritar consignas en contra del fiscal Jorge Winckler, quien la tarde de este miércoles compareció ante la comisión Permanente de Procuración de Justicia del Congreso estatal. La pseudo activista estuvo muy activa gritando consignas, pero no lo hacía de gratis, pues cada grito que daba tenía un costo que los diputados de Morena sufragaban. Cuando Valeria Marcial increpó a la activista sobre el dinero que le pagaron para ir a armar escándalo, Nancy Edith, muy ufana, le dijo: “no te preocupes, no mi amor, mira te enseño mi cartera, mira te voy a enseñar mi cartera. Gracias a Dios, dinero me sobra”. Pues sí, si le pagan por cada grito que lanzó en contra del fiscal, pues en ese momento el dinero le sobraba. Lo paradójico es que, en el video, cuando se advierte que recibe dinero, se escucha una voz que dice: “Ya no hay moral”. En un segundo plano del mismo momento, cuando la pseudo activista recibe dinero, se escucha: “Sigan aplaudiendo, para eso les pagaron”. Este tipo de pseudo activistas denigra el trabajo de cientos de madres y padres de familia que legítimamente realizan un trabajo para localizar a sus hijos. Nancy Edith Bolaños se convierte en una mercenaria de su dolor, si es que en algún momento sintió dolor por el hermano desaparecido. ¡Qué manera de mercarse!

Maryjose Gamboa, violencia de género; constante acoso de la seguridad del Congreso contra la diputada. ¡Y quienes más se burlan son las mujeres!

Tal parece que los elementos de seguridad en el Congreso tienen consigna de maltratar a la diputada Maryjose Gamboa. Al menos en video están registradas dos ocasiones. La primera hasta fue acusada por el “poco hombre” Alejandro Meléndez, quien falsamente la acusó de haberlo mordido en un embotellamiento que provocaron los elementos de seguridad que impedían la entrada de la diputada, siendo que ella era miembro de la comisión que entraba a comparecencia. En la segunda ocasión un elemento de seguridad impedía la entrada de la diputada a la sala del Congreso donde comparecería el fiscal Jorge Winckler. En el video que circula la diputada molesta le dice al guardia una verdad que no está a discusión: “Yo soy diputada, trabaja para nosotros, entienda. Usted trabaja para nosotros, entienda. No al revés”. Fue entonces que, muy fuera de lugar, el elemento de seguridad, envalentonado por el maltrato que desde el Congreso ya traen contra la diputada panista se atrevió a decirle: “¿Viene usted tomada?”. Imagine usted, trata de entrar a su casa, su chofer no lo deja entrar, y para colmó lo acusa de llegar alcoholizado, ¿qué reacción tendría ante ese hecho? La diputada molesta le dijo su suerte al elemento de seguridad, “es usted un estúpido”. Lo grave es que en redes sociales son precisamente las mujeres, quienes no observan la violencia de género en contra de la diputada, sólo se quedan con la indignación de Maryjose Gamboa, por ello se burlan, siendo que como mujeres se deberían poner de su parte. ¡Cuánta hipocresía!

Armando Ortiz

aortiz52@nullhotmail.com