Xalapa, Ver. 30 de enero de 2019/ Redacción por Sociedad 3.0

Mientras en Xalapa se lleva a cabo la comparecencia del Fiscal General del Estado, Jorge Winckler Ortiz,  sus empleados, seguramente a las prisas y ávidos de hacer bola y acuerpar a su jefazo y no perderse ningún detalle, se estacionaron en sentido contrario, poniendo así un pésimo ejemplo para los ciudadanos.

El automóvil en cuestión es un Dodge, blanco con placas 00-69-63 identificado con los logotipos adheribles de la FGE, se encuentra mal estacionado en las inmediaciones del Congreso del Estado, haciendo patente la falta de congruencia y civilidad que caracteriza a muchos de nuestros funcionarios públicos, quienes deberían ser los primeros en acatar las leyes para poder, coherentemente, exigir y vigilar su debido cumplimiento.