Entre cartuchos quemados, alambristas y caciques domésticos nacerá un nuevo partido político que pretende robarle espacios al agonizante Partido Revolucionario Institucional, al fracturado Partido Acción Nacional, al feudo llamado Movimiento Ciudadano y a otras aves de paso… como el AVE.

Queda claro que la ideología es lo que menos importa, porque sumarán ambiciones en este proyecto Gonzalo Morgado Huesca, Tato Vega Yunes, Jorge González Azamar, Bernardo Domínguez, Alfredo Gándara, Juan Herrera Marín, Arturo Jaramillo y, según Política al Día, hasta podría incorporarse Joaquín Guzmán Avilés y, claro, Francisco Garrido, que es la cabeza visible.

Acaso no haya que contabilizar cuánto talento se junta en esta camada variopinta de ideologías nada convergentes, sino cuántos años acumulan en materia penal o cuánto tiempo pasará antes de que anden a las mordidas para disputarse los beneficios de un partido, si es que lo logran.

Al nombre propuesto, “Podemos”, deberían agregarle: “… pellizcarle más al presupuesto”.