POR SI ACASO…
Carlos JesúsRodríguez Rodríguez

*Winckler Ortiz: obligado a renunciar
*Policías abusadores en Villa Aldama

O LA lumbre le llego a los aparejos o, de plano, es uno de los pocos diputados congruentes con lo que está ocurriendo en el Estado, muy a pesar de ser militante del Movimiento de Regeneración Nacional, algo que se le valora porque no cualquiera de los que se dicen fanáticos de la Cuarta Transformación se atreverían a decirle al Gobernador Cuitláhuac García Jiménez que le baje dos rayitas a sus predicciones, ya que los veracruzanos no podrían aguantar tanto tiempo en la inseguridad, luego de que el mandatario Estatal se impusiera como plazo fatal 730 días para recuperar la seguridad pérdida, y aunque fue más mesurado que su antecesor, Miguel Ángel Yunes Linares que prometió en seis meses pacificar al Estado, lo cierto es que el Ingeniero Mecánico Electricista egresado de la Universidad Veracruzana, y maestro en Ingeniería Eléctrica por el Instituto Politécnico Nacional y en Ciencias en Control Avanzado por la Universidad de Mánchester, en el Reino Unido, de plano se fue muy largo, como si la paciencia de los Gobernados aguantara tanto, y acaso por ello las advertencias recientes del surgimiento de autodefensas que buscarán hacer el trabajo que compete a las autoridades. En ese tenor, no es censurable que Eric Iván Aguilar López, Presidente de la Comisión de Seguridad en el Congreso del Estado exija al mandatario Estatal que reduzca el plazo que se ha fijado para devolver la seguridad al solar jarocho, “porque los veracruzanos de plano no van a aguantar los dos años que se impuso”, reitera.

PERO AL diputado no le falta razón. En Veracruz la violencia está desatada lo mismo en el norte, centro y sur, y los únicos que no la perciben son, precisamente, los garantes de la seguridad, y peor aún, cuando elementos de la propia corporación siguen incurriendo en ilícitos como sucedió el pasado 23 de Diciembre en Villa Aldama, cuando un grupo de uniformados de la Secretaría de Seguridad Pública Estatal, acompañados de elementos municipales, allanaron una vivienda propiedad de Efraín Rodríguez Ruiz, a cuyos ocupantes lesionaron a golpes y balazos, en este caso su hermano y dos mujeres, en un caso es similar al ocurrido en el municipio de Actopan, donde integrantes de una familia estadounidense, aunque nacidos en el lugar, fueron detenidos de manera ilegal por presuntamente poseer armas de fuego que resultaron de cacería perfectamente registradas y con permisos, y tras ser torturados por elementos de la Fuerza Civil que se metieron por la fuerza, fueron detenidos y liberados días después por intervención de la Procuraduría General de la República. En Villa Aldama, al igual que en Actopan, se interpuso una denuncia por intento de homicidio, robo de 250 mil pesos producto de la venta de ganado, lesiones y daños, y se identificó a los ocupantes de las patrullas SPM-001, SP-1507, SP-3847 y SP-3337 como responsables de la agresión y asalto, pero los jenízaros como siempre, fueron liberados tras ser llamados a comparecer ante la Fiscalía de Perote, dizque por falta de evidencias.

PERO EL hecho estuvo de terror, según consta en la denuncia, pues los elementos Estatales y Municipales llegaron hasta la vivienda y sin motivo aparente realizaron disparos contra el inmueble y familiares allí presentes, quienes organizaban la cena de Navidad tras el sacrificio de varios animales de corral. A las 8 de la noche, revelan los afectados, llegaron policías y al grito de que salieran a los matarían, comenzaron a disparar lo que motivó que una persona, hermano de Efraín Rodríguez Ruiz fuera herido con arma de fuego en una pierna, y dos mujeres que se interpusieron resultaran golpeadas severamente. Con todo y ello, los “guardianes del orden” (si es que puede llamárseles así) fueron liberados, aun cuando las evidencias mostradas son palpables: cristales rotos, orificios en paredes y puertas y lesiones por arma de fuego a una persona y dos golpeadas con moretones en brazos y otras extremidades. Dicen los agredidos que la intervención policiaca pudo haberse debido a un juicio perdido sobre la propiedad de un terreno de 5 hectáreas, donde la parte afectada tomó represalias en su contra y usó a conocidos en la policía municipal y Estatal para vengarse, lo que no deja de ser preocupante, más aun cuando fueron dejados en libertad, lo que motivo que ahora la denuncia fuera interpuesta ante la Fiscalía Estatal cuyo titular solo está esperando casos como esos para actuar contra el Estado que le exige su renuncia.

POR ELLO no anda errado el diputado morenista cuando dice que exigirá la comparecencia del secretario de Seguridad Pública, Hugo Gutiérrez Maldonado ante el Congreso, pues ya son muchos casos en donde la policía que debería garantizar la seguridad de los gobernados atenta contra estos, poniendo en evidencia a una corporación que de por si, en al menos el 40 por ciento de su personal, incluidos mandos medios y superiores no han pasado el examen de control y confianza y, sin embargo, siguen en la dependencia. Sin duda, algo tendrá que hacer el flamante titular de la SSP, ya que de lo contrario Veracruz seguirá apareciendo en la nota roja, aunque no lo deseemos, tras haber salido de un sexenio y un bienio en donde la aportación del Estado a México y el mundo fueron los constantes asesinatos de periodistas y gente de la sociedad civil, luchadores sociales y defensores de los derechos humanos, además de mujeres, y nadie desea la vuelta a ese pasado de terror.

SIN DUDA, Veracruz merece un destino mejor, y acaso por ello Jorge Winckler Ortiz, que ya no encaja en la nueva administración tras prestarse al golpeteo burdo contra los abanderados de MoReNa, violentando su propia responsabilidad, debería renunciar a la Fiscalía del Estado, ya que está siendo severo y ordinario contra quien representa a la institución llamada Poder Ejecutivo. Su tiempo feneció con Miguel Ángel Yunes Linares –aun cuando a estas alturas trate de sorprender con la detención del ex diputado local del Partido Verde Ecologista de México, Manuel Francisco Martínez, presunto autor intelectual de la privación ilegal de la libertad del morenista, Gonzalo Vicencio Flores -esposo de María Guadalupe Argüelles Lozano, actual Secretaria del Trabajo en el Gobierno de Cuitláhuac García Jiménez-, por hechos ocurridos días antes de la elección. La aprehensión, dicen los que saben, son actos apresurados para ganarse la estima del mandatario Estatal que lo detesta por su propia sumisión al ex Gobernador Yunes Linares, cuando olvidó que su obligación no era tomarle fotografías de hinojos sino imponer el Estado de derecho en muchos casos que fueron archivados, como este que ahora revive en un acto desesperado. El próximo Fiscal, una vez que renuncie Winckler –porque de que se va, se va, sin ser tan sabio como el Secretario de Gobierno-, deberá ser un personaje despojado de grupos y alejado de tentaciones que no sean la aplicación irrestricta de la ley, y eso lo decidirán, sin duda, los diputados en funciones.
OPINA
carjesus30@nullhotmail.com