Xalapa, Ver. 10 de enero de 2019/ Redacción por Sociedad 3.0

 

Sigue la polémica con Napoleón Gómez Urrutia después de 12 años de autoexilió en Canadá y tras varias acusaciones de desviar 55 millones de dólares del Sindicato de Trabajadores Mineros, del cual actualmente encabeza.

Durante ese lapso no se supo casi nada de su vida ni de sus familiares, sin embargo, no se mantuvo al margen de la política y sus enlaces. Según una investigación de Despierta, que se basa en una indagatoria gubernamental, revela los beneficios que ‘Napito’ y sus hijos consiguieron poco antes de que se iniciara el proceso electoral más grande en la historia de México y que hoy lo tiene sentado en un escaño. Se trata de nexos directos con un exgobernador priísta, ícono de la corrupción: Javier Duarte.

 

Napoleón Gómez Urrutia y sus hijos no sólo contrataron a los mismos operadores financieros y abogados del exgobernador de Veracruz, el priista Javier Duarte. Juntos establecieron sociedades, y algo más destacado, obtuvieron recursos de empresas ligadas al desfalco de Veracruz.

Documentación oficial en poder de Despierta muestra que Napoleón Gómez Casso, uno de los tres hijos de Napoleón Gómez Urrutia, recibió en su cuenta personal tres depósitos por más de 2 millones de pesos, en menos de dos años.

Estos recursos fueron enviados a través de transferencias interbancarias por tres empresas fantasma que, según las investigaciones federales y estatales en curso del caso Duarte, participaron en la red de lavado de dinero.

La primera transacción fue de Grupo Constructor Erfut, S.A. de C.V. en el año 2015, le envió a Napoleón Gómez Casso 442 mil pesos. La segunda también vino en 2015, de Solaria Technologies, S de R.L. de C.V., por 440 mil pesos. Y la tercera y más grande de parte de Bepha Inmobiliaria, S.A. de C.V., esta empresa le hizo dos transferencias en el periodo 2016 por un total de 1 millón 175 mil 846 pesos.

Pero Napoleón no fue el único hijo de Gómez Urrutia que obtuvo recursos de estas empresas que presuntamente fueron parte de la red de desvíos en Veracruz. Su hermano, Alejandro, también recibió una transferencia de parte de Bepha Inmobiliaria, S.A. de C.V.; ésta fue en el año 2015 por un monto de 649 mil 8 pesos.

En su revisión, la autoridad federal descubrió más irregularidades.

En el caso de Napoleón Gómez Casso, quien en redes sociales asegura que se dedica a la creación de energías limpias, encontró que su declaración anual del 2015 sólo presenta ingresos por 168 mil 783 pesos, monto muy inferior a lo que recibió de las empresas fantasma. Y en el año 2016, su declaración no fue localizada.

En el caso de Alejandro Gómez Casso, quien se identifica como consultor, sí existe declaración del 2015, pero el monto también está por debajo de lo que recibió.

A estas irregularidades se suma la creación de un par de empresas con Alejandro Gómez Casso en las actas constitutivas.

La primera, en sociedad con su papá, Napoleón Gómez Urrutia. Se trata de Napale, S.A. de C.V., una combinación de sus nombres. Ésta fue constituida en el año 2015 en Ciudad de México, con un objeto social de construcción en general.

El domicilio reportado en su folio mercantil es la calle Lord Byron número 28, colonia Bosque de Chapultepec, en la Alcaldía Miguel Hidalgo. Es la misma dirección que la del despacho de José Juan Janiero Rodríguez, operador financiero de Javier Duarte, hoy testigo protegido de la Procuraduría General de la República (PGR).

En ese domicilio, la dependencia realizó un operativo durante la investigación contra el exgobernador priísta.

En la constitución de Napale, la empresa del senador Gómez Urrutia, hubo un comisario de la sociedad, una especie de testigo. Se trata del segundo personaje ligado a Duarte. Es Javier Nava Soria, contador del exgobernador. Actualmente está preso en el Reclusorio Norte por delincuencia organizada y lavado de dinero.

Napale, que según la autoridad federal no tiene los certificados necesarios para declarar impuestos ni emitir facturas, también recibió transferencias interbancarias de una empresa identificada como fantasma.

El 7 y el 14 de agosto del año 2015, Xetine Servicios Especializados S.A. de C.V., con objeto social de organización de eventos, le envío a Napale dos SPEIS por un total de 980 mil 100 pesos.

El 13 de agosto del año 2015, un día antes de recibir la segunda transferencia de Xetine, el actual senador Napoleón Gómez Urrutia y su esposa Oralia Casso Valdés hicieron otro movimiento: aportaron un inmueble en pago de acciones a su propia empresa, Napale.

Es una propiedad de 684 metros ubicada en la calle Camelia 339 de la colonia Florida, en la Alcaldía Álvaro Obregón de Ciudad de México.

El valor que le dieron a la casa en la transacción fue de 2 millones 842 mil 500 pesos, pero en una consulta en portales de internet y en el sistema de valuación de la Secretaría de Desarrollo Urbano de la Ciudad de México, arroja que el valor de mercado actual de la propiedad rondaría los 30 millones de pesos.

Un abogado fiscalista consultado por Despierta aseguró que esta estrategia utilizada por la familia Gómez Casso es común cuando se trata de evadir el pago de los impuestos correspondientes.

El notario que avaló esta operación es Alfredo Bazúa Witte, el mismo que presentó el supuesto testamento que asegura que la fortuna de Elba Esther Gordillo es gracias a la herencia de su mamá, la maestra rural Zoila Estela Morales.

 

CON INFORMACIÓN DE DESPIERTA

https://noticieros.televisa.com/ultimas-noticias/gomez-urrutia-hijos-nexos-javier-duarte-reportaje-despierta/?fbclid=IwAR2QxAG2_mbYD4ETiKRf6PvvLd0dmDfaWF0WHPuC5WgjGZn24Z2PfpOtPCs