Ni siquiera el cabildo de Veracruz, gobernado por Fernando Yunes Márquez, hijo del ex gobernador Miguel Ángel Yunes Linares, se manifestó en contra del decreto que reformó a la Constitución para darle la atribución al Congreso local de remover al Fiscal General por causas graves.

Y es que aunque se señaló que el Cabildo sesionó de forma extraordinaria y determinó ir en contra de la reforma, no envió el acta de la sesión, pese a que Winckler Ortiz fungió como abogado de la familia Yunes antes de asumir el cargo en diciembre de 2016.

En total el titular del organismo, Jorge Winckler Ortiz, recibió el respaldo de 8 ayuntamientos gobernados por el PAN, 2 del PRD y uno del PT, mismos que se posicionaron en contra de la modificación al artículo 33 de la carta magna local remitiendo a la Legislatura sus actas de Cabildo.

Los ayuntamientos del PAN que remitieron al Congreso sus actas de cabildo en contra fueron Boca del Río, presidido por Humberto Alonso Morelli; Actopan presidido por José Paulino Domínguez Sánchez; Álamo gobernado por Jorge Vera Hernández, así como Citlaltépetl, gobernado por Eutiquia Reyes Santiago.

También Coxquihui, gobernado por Lauro Becerra García; La Antigua presidido por José Cruz Lagunes Sánchez; Lerdo de Tejada gobernado por el alcalde panista Hermas Cortés García y Martínez de la Torre, del alcalde José de La Torre Sánchez.

Por parte del PRD también rechazó la reforma el cabildo de Apazapan, presidido por César Flores Colorado y Yecuatla, gobernado por Fidencio Romero Ortega.

Finalmente el municipio de Las Choapas, gobernado por el munícipe del Partido del Trabajo, Miguel Ángel Tronco Gómez, también se posicionó en contra.

Xalapa- 2019-01-10- Jesús Ruiz/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO