Si el presidente de la república quiere abatir la corrupción de la planta Laguna Verde, debe sacar al director de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, Juan Eibenschutz Hartman, aseveró Bernardo Salas Mar, físico y matemático de la Universidad Nacional Autónoma de México.

En esta semana el mandatario Andrés Manuel López Obrador anunció que solicitará un reporte sobre la operación de esa nucleoeléctrica, donde se presume corrupción.

El profesionista, quien fue empleado de Laguna Verde y luego despedido por -según él- denunciar compras fraudulentas, acusó que desde hace años se cometen irregularidades en esa central que depende de la Comisión Federal de Electricidad y ésta, a su vez, de la Secretaría de Energía.

Recordó que con fecha 14 de abril de 2015 en un documento firmado por Víctor Manuel González Mercado, director general adjunto de Seguridad Nuclear de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, se notificó una sanción administrativa de amonestación con apercibimiento para la Central Laguna Verde.

El documento alude a una investigación de actividades relacionadas con la gestión de los desechos radiactivos de la planta nucleoeléctrica, y contiene un dictamen que deriva en esa sanción.

“Esta CNSNS determina que el personal de Desechos Radiactivos de la CNLV, involucrado en los incumplimientos documentados en los hallazgos ya mencionados, actuó de manera irresponsable, indiferente y descuidada (…), no se desempeñó con el apego requerido y necesario a los procedimientos que le son aplicables.

“Se emite la presente SANCIÓN ADMINISTRATIVA DE AMONESTACIÓN a la Central Nucleoeléctrica de Laguna Verde, en específico para el Departamento de Desechos Radiactivos, involucrado directamente en las violaciones descritas”, se lee.

Apercibe a la Central Nuclear Laguna Verde a tomar las medidas internas necesarias para evitar más faltas como las descritas, en el entendido de que de ocurrir otro incumplimiento, la CNSNS exigirá con mayor rigor la obligatoriedad de la norma aplicable, con la imposición de medidas más severas que incluyen sanciones administrativas, de carácter económico o de denuncia administrativa.

QUE SE VAYA

Sin embargo para Salas Mar el origen del problema es la autoridad de la propia Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, pues está documentado en oficios que esa área incurre en fallas que ameritan severas sanciones.

Añadió que otro caso fue cuando se contaminaron 6 trabajadores de Laguna Verde.

“Lo de los desechos radiactivos. Ellos (la Comisión) le dicen ‘ustedes no la han dado tratamiento desde hace 28 años para la Unidad 1 y 25 años para la Unidad 2’, cuando se contaminaron 6 trabajadores, la Comisión hizo una investigación y pidió los expedientes del personal que se contaminó. Ahí les dice que han incurrido y que eso amerita la clausura de la planta. Son fallas de esta gente.

“Son 3 documentos que le dejé a Rocío Nahle, a López Obrador y a Manuel Bartlett. Tienen los elementos y si se hiciera valer lo que ellos dicen, aplicando el reglamento tal cual es, Laguna Verde ya tendría que estar cerrada”, subrayó Salas Mar.

Sin embargo el físico-matemático remarcó que el principal objetivo debe ser el todavía director general de la Comisión Nacional de Seguridad Nuclear y Salvaguardias, o de lo contrario no servirá ningún otro cambio.

“Juan Eibenschutz es el obstáculo mayor para que se corrijan las irregularidades en Laguna Verde. El que está tapando las broncas es Juan Eibenschutz; lo peor que puede pasar es que sea ratificado en el cargo. Mi petición es que ya lo quiten porque es el principal obstáculo para lograr la seguridad de Laguna Verde y que ya deje de afectarse la salud de la población y la contaminación”; puntualizó.

HeladioCastro/ Agencias/ AGENCIA IMAGEN DEL GOLFO