Redacción.- El presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó que por medio del combate a la corrupción México se convertirá en una potencia, porque ya tiene lo que le hacía falta: un buen gobierno.

“Y no es autoelogio o caer en la autocomplacencia, pero no fallamos cuando dijimos que el principal problema del país es la corrupción y que si se acababa la corrupción íbamos a lograr el renacimiento de México. Y esa es la fórmula, lo estamos viendo en estos días”, destacó a 37 días de que inició su administración.

Al poner en marcha el Programa de Estímulos Fiscales de la Zona Libre de la Frontera Norte, ante el gobernador Francisco Vega del Partido Acción Nacional (PAN) y empresarios de esa entidad, el mandatario recordó que fue en esa ciudad fronteriza donde nació ese programa para dar un trato especial a los estados colindantes con la línea divisoria con Estados Unidos.

“No fueron los ciudadanos de Chihuahua o de Coahuila o de Nuevo León, sino que la demanda surge de aquí, de Baja California y de Tijuana. Yo escucho este planteamiento, lo recojo, se me hace importantísimo. Lo escucho de Pedro Romero, de Jaime Bonilla (empresario y delegado federal) y de un empresario que está aquí, Salomón Cohen”, aseguró.

El Presidente destacó que con su proyecto a mediano y largo plazos aumentará el crecimiento en la zona fronteriza de 3% a 6%.

“También se mencionaba que iban a venir a Tijuana a facturar empresarios del centro. Incluso, en alguna reunión en la Ciudad de México me dijeron: ‘Nos vamos a ir todos para allá’, porque no les gustó la decisión… A ellos también les digo: ya cambiaron las cosas. Todos vamos a actuar con rectitud, todos nos vamos a portar bien, no va a haber facturaciones falsas, no se va a permitir la evasión fiscal”, indicó.

Explicó que como parte de los estímulos fiscales se redujo el IVA de 16% a 8%, lo que de una u otra manera se tiene que reflejar en mejoras al consumidor final. “Bajar el ISR (de 30%) a 20% va a ayudar; el que podamos mantener los mismos precios de combustibles aquí en Tijuana que en California, que es el compromiso, que se homologuen los precios de gasolinas, diesel, gas, luz, que cueste lo mismo”.

El gobernador Francisco Vega recordó que un trato diferenciado y equitativo hacia la frontera norte ha sido una demanda de una región que compite con la principal economía del mundo.

“Recibimos con beneplácito su voluntad de que cada trimestre se revisen los avances de este decreto y que, en su caso, se reorienten las estrategias de acuerdo con las necesidades que presenta cada región en función de su vocación”, señaló.

Recordó que 57% del presupuesto local se invierte en educación, por lo que ha solicitado a la Federación que el estado de Baja California sea llevado a la media nacional del porcentaje que reciben los estados en inversión educativa.

“Esto, para seguir contando con mayores recursos para apuntalar el crecimiento económico y social que requiere nuestro estado. Y seguro estoy que usted, señor Presidente, puede hacer una gran diferencia al atender esta añeja problemática”.

Graciela Márquez, secretaria de Economía, expresó que el programa de estímulos tiene como fin activar el potencial productivo y comercial de la zona mediante la atracción de inversión nacional y extranjera, y crear más y mejores empleos.

Destacó que Baja California, además de recibir inversión de Estados Unidos, tiene ventajas y gran potencial de atraer inversiones de Asia, principalmente de Japón, el segundo país con mayor inversión extranjera directa en la entidad.